Repensando la Fotografía



“La Fotografía es un sistema expansivo, en evolución constante”, con estas palabras Michel Frizot señala a la fotografía como aquel elemento de representación que invariablemente cuenta con diferentes formas icónicas de aparecer en el medio que nos rodea. Hoy en día viviendo en la era digital nos ha hecho cobrar conciencia u obligado de cierta forma de repensar todo el proceso, llámese de descubrimiento, desarrollo y precisión etimológica, que ha vivido lo que denominados como “Fotografía”.
Se ha vivido desde que aparecieron los primeros “artefactos” una evolución constante del ingenio del hombre para lograr irrumpir en el contexto pictórico que ya se había apoderado del plano artístico. La fotografía y la imagen poco a poco se volvieron omnipresentes tanto en técnica como en su función comunicativa, e ahí la pregunta ¿Que tanto hemos desvirtuado el uso de la fotografía en general?, desde la aparición de la primera cámara oscura y la imagen permanente de Niépce de 1826, ha sido un camino acelerado desde el siglo XIX admitiendo o no de diversos conceptos y teorías acerca del fenómeno tanto óptico, mecánico, perceptivo, mediático, icónico; encontrando poco a poco su mayor eficacia.

La cultura generada por la fotografía ha traído consigo un documento, una reproducción, una visual “realista”, ésta con o sus debates estéticos, y por ende un sistema de comunicación reflejando el poder óptico de una imagen. A su vez el hombre, un hombre nunca pasivo siempre ha estado en búsqueda de los secretos o de lo no visible, visibilidad atraída por la cámara, diversos hombres de la lente por no decir aún fotógrafos porque no lo eran todavía, tenían inquietudes en el campo de la documentación; es así que viajaban a lugares poco conocidos e incógnitos, para descubrir la vida tradicional, costumbrista y natural de las raíces del hombre, es así que se vinculó la ciencia con la fotografía; el hombre inmóvil se había reflejado de una forma inteligente con un estudio científico preciso, desde que se había inmortalizado en 1838 en aquella imagen de Daguerre las primeras personas. Claro que a la par de la fotografía también venía los precedentes del movimiento captado por un aparato.

Hoy el hombre es provisto de una forma simple de una cámara fotográfica, como aquel instrumento que capta cualquier cosa, sin pensar demasiado, ya decía Frizot: es necesaria por lo menos una educación básica técnica de la fotografía; ya que cualquiera puede plasmar una imagen, pero no todos son fotógrafos. La moda siempre ha estado presente, retrocediendo podemos ver las postales del siglo XX que causaron furor que iban entre la imagen y la carta escrita o más atrás en los “efectos especiales” en la imagen dotándolas de color, fondos pintados, viñeteados, retratos múltiples, etc. que ahora los seguimos viendo pero ahora en formato digital.

Todo tiene un precedente y un ahora, antes era ese afán por reproducir imágenes, ahora también pero virtualmente la mayoría de las veces, “Cada quien se hace una idea de la fotografía en función de lo que sabe”, y así es cada quien con sus imaginarios. Reutilizar la historia para un bien artístico, siempre descubriendo lo invisible, la fotografía es un arte diferente a otras por supuesto, sin el mismo camino pero si uno similar, cuyo contexto lleno de matices culturales y sensitivos con resultados excepcionales. Hoy la fotografía transita por un camino sin límites como siempre lo ha vivido, y cada vez más es un arte aplicado a diferentes conceptos que el autor da a conocer, solo hace falta un ojo agudo para entenderlo. Así es la imagen, fruto de una historia plena de variaciones oculares.

Fuente Imágen: Wikipedia. Louis Daguerre, Boulevard du Temple, 1838

1 comentario:

  1. Cierto, las variaciones oculares hacen que la fotografía sea algo para cada quien. ¿Hasta donde compartimos significados? creo que más allá de las categorías que podamos adjudicarle, esto se da en función a lo que la imagen nos entregue como reflejo de nosotros mismos.

    ResponderEliminar