El retrato en la fotografía. Los primeros años.

Herencia de la tradición pictórica, el retrato se hizo muy pronto presente en la fotografía, muchos de los miniaturistas cambiaron de profesión al darse cuenta que la nueva técnica además de ser menos cara permitía más detalles, que los lleva a lograr dejar constancia clara del aspecto de una persona y que se pudo lograr conforme la técnica se mejoro hacia una forma de negocio.
Durante el siglo XIX los estudios de retrato en su mayoría fueron instalados como negocios familiares, con pocos empleados que heredaban de padres a hijos la clientela y el prestigio, no fue raro que las esposas o hijas quedaran al frente del negocio a la muerte del padre, poco frecuente fueron los casos de mujeres que iniciaran y tuvieran un estudio a su nombre, varias de ellas se especializaron en el retrato de niños y familias siguiendo la tradición de algunas pintoras.
En 1839 el daguerrotipo utilizaba tiempos de exposición de hasta 120 minutos. esto hacía difícil mantenerse en una posee para el retrato, aunque se conocen algunos de los primeros trabajos donde las personas posaron con los ojos cerrados y el rostro enharinado para absorber la luz, los estudios de daguerrotipo utilizaron generalmente las azoteas o últimos pisos, donde creaban cuartos acristalados para permitir aprovechar la luz al máximo, lo que creaba un ambiente en ocasiones excesivamente caluroso que aunado a una pose prolongada de inmovilidad lograda mediante aparatos que sostenían la cabeza por detrás y los brazos ajustados a las sillas, hacían la sesión muy incómoda, es a partir de 1840 cuando se logra disminuir el tiempo de  exposición al utilizar nuevos componentes químicos que aceleraban el proceso hasta lograr la foto en diez segundos, es entonces cuando surgen los primeros estudios de fotografía comercial de Estados Unidos donde a finales de esta década el retrato alcanza una escala casi industrial y que en las capitales europeas, particularmente París y Londres sucederá sólo hasta mediados de la década de 1850, en  Londres a inicios de los años cuarenta Richard Beard (1802-1888) abre el que es considerado el primer estudio de retrato en Europa.

  Retrato daguerrotipo, 1839









                                                         Estudio de daguerrotipista


Para 1950 la técnica del colodión, fotografía a partir de un negativo sobre vidrio, descubierta por F. Scott Archer (1813-1857) permite multiplicar una imagen con mayor precisión y sin que aparezca el grano, este procedimiento funcionó como hegemónico durante más de treinta años y logró hacer de la fotografía un fenómeno comercial de grandes dimensiones, simultáneamente en 1854 Eugène Disdéri (1819-1889) en Francia lograba un sistema que lograba realizar entre cuatro y ocho tomas en una sola placa, gracias a una máquina con varios objetivos, logrando un mayor número de fotografías a un precio menor, lo que en su propio estudio dio un mayor impulso a la carte de visite o tarjeta de visita donde se obtenían con una sola visita varias fotos de poses.
A partir de los años 50 todo mundo quería tener su retrato y el público de la fotografía creció al igual que los estudios dedicados a esta actividad.





Retratos de Sarah Bernhard, tomados por Nadar, 1860









Cartes de visite, sin cortar tomados por Eugène Disdéri, 1862


    
  Fuentes:
-Bajac, Quentin. La invención de la fotografía. La imagen revelada.2011. Editorial Blume, Barcelona
-Sougez, Mariel-Loup (Coord.), et al. Historia General de la Fotografía. 2007. Editorial Cátedra, Madrid
-Historia de la fotografía. El retrato parte 1. Youtube

No hay comentarios:

Publicar un comentario