¿LA FOTOGRAFIA PARTE DE LAS BELLAS ARTES?

La fotografía como medio de expresión a través de la imagen, ha tratado de buscar su reivindicación como una más de las bellas artes casi desde sus inicios hace más de siglo y medio. Sin duda uno de los autores con mayor énfasis en el tema fue Charles Caffin (1854-1918), el cual mantuvo la convicción de darle el valor de apreciación a la fotografía como obra de arte, tal si se tratase de una pintura o escultura. Basta con recordar sus opiniones en el libro de Fontcuberta donde por momentos, en el transcurso de su ensayo, se percibe algo alterado y fuerte en su crítica con los pintores y su quehacer artístico, es así que trata de persuadir al lector con argumentos comparativos y el énfasis en las diferencias y limitaciones que existen entre los diversos creadores del arte “tradicional” y los recientes artistas fotógrafos.

Charles Henry Caffin
Fotografía: Alfred Stieglitz, 1911

Si bien, algunas consideraciones pueden ser interesantes, también debieron muchas otras aplicarse como una atrevida pero a la vez valida posición crítica hacia un oficio tan hermoso como es la fotografía, frente a una inminente y creciente ola de su abuso en el mercado publicitario y comercial, dándole una generalizada advocación de una actividad poco artística.
Ahora bien, si retomamos la idealización Kantiana de el “arte por el arte”, podemos adentrarnos en una gama de perspectivas artísticas en la fotografía donde, un pequeño porcentaje de personas dedicadas a este oficio es capaz de ostentar dicha categoría dentro de una perspectiva estética, siendo su objetivo la búsqueda y expresión de la belleza, concibiendo lo bello en su sola percepción de la forma, que nos emite sentimientos de placer desinteresado, es entonces que nos enfrentamos a lo que el arte fotográfico conlleva, es decir, a un término sin fin utilitario.
Caffin nos abre un panorama descriptivo y analítico de la fotografía como arte; nos muestra los diversos aspectos en los que podemos basarnos para diferenciar y formarnos un criterio para poder así, determinar si finalmente es o no una fotografía merecedora de llamarla pieza artística. Para otros personajes como Paul Strand (1890-1976), la apreciación es bastante drástica y opuesta a la de Caffin, donde el arte por el arte sin un fin utilitario antes mencionado, pasa a segundo termino, ya que la fotografía es asumida como parte fundamental del desarrollo industrial y científico en una conceptualización de suma importancia en su uso y fin, lejos de la búsqueda terca de los pictoricistas que demuestran “cierta dependencia de la idea de pintura”.

Paul Strand

Un punto interesante de Caffin, al hacer referencia a manera de conclusión: “...paisajes imaginarios pueden ser cuadros bellos y emotivos, carecerán de la sutiliza y la infinidad de la verdad de la naturaleza, representando su impresión en una forma amplia y discursiva.” De esta forma acentúa su propia aceptación a los diversos procesos y libertades que tiene un artista al momento de crear, de alguna manera se adelanta al futuro y vislumbra un mayor cambio en la forma de hacer fotografía, realmente acertaba la manera que describe a esta como una actividad relativamente joven, y reconoce una amplia gama de posibilidades para con ella, dejando la puerta abierta para todo lo que algún día llegara hacer este oficio.
________________________________________________________________________
1.Fontcuberta, Joan, Estetica Fotografica selección de textos, Blume, 1984, pag. 88
Fotografías fuente internet.

1 comentario: