La sombra del fotógrafo, su autorretrato.

La sombra del fotógrafo que se observa sobre la imagen fotográfica tomada, era considerada simplemente un error de técnica muy común entre los aficionados en los inicios de la fotografía,  por lo que se buscaba educar, sobre la forma correcta de colocarse para que no se proyectará esta sombra.
Si se parte del principio extendido durante el primer siglo de la fotografía, sobre la idea de que se trataba de un procedimiento objetivo, sin intervención humana, capaz de capturar la realidad tal y como es, entonces puede entenderse que no se deseara que la sombra del autor de tal "objetividad"  apareciera.
Es a partir de 1920 que se le permite a la sombra proyectada aparecer en las fotografías, ya no por un error efecto de la inexperiencia, sino como una firma y retrato de autor, incluso se tomo como tema principal de algunas series fotográficas.
Istvan Hanga 1933

"... las mismas razones que condujeron al fotógrafo a proscribir la proyección de la sombra en la imagen, lo incitaron a tomarla en cuenta de nuevo: de ser considerada como un indicio molesto, que traicionaba la objetividad del proceso de producción, se convirtió en el signo reivindicador de un autor que se afirma..." p.11
Durante el siglo XX las vanguardias permitieron dar un nuevo valor al uso de las sombras, ya sea como elementos que amplían y alargan la atmósfera en los cuadros de Chirico, o formando con Picasso siluetas obscuras donde se reconoce la presencia del pintor al lado de imágenes femeninas, lo que parecen haberse retomado de las imágenes fotográficas.

Lee Friedlander, 1966
László Moholy-Nagy, 1926
La intención de estas sombras, en la fotografía, fue en algunos casos la de representar a su autor, lpor lo que se vuelven autorretratos, en el caso de Istvan Hanga se puede reconocer también su cámara fotográfica, tal y como se representaban los pintores en sus autorretratos, con pinceles y paleta en la mano, en otros simplemente son nuevas búsquedas acordes a una época llena de subversión que abrió nuevas posibilidades. Anterior a las vanguardias no se encuentra esta clara intención de mostrarse por los primeros fotógrafos, - la sombra proyectada - sólo podría reconocerse en los perfiles y las siluetas puestas de moda a finales del siglo XVIII en Francia, consistentes en la realización de un perfil en papel recortado obtenido mediante la proyección de la sombra del personaje retratado.
Ugo Mulas, 1970


El empleo que realizaron algunos fotógrafos de la presencia de sus sombra ya para los años treinta del siglo XX muestran el afán de recordar que "...la fotografía no es el registro objetivo y espontáneo de una especie de ojo omnividente, sino que es, por el contrario, el producto de un dispositivo técnico, regido por un operador" p. 91, el artista así retratado.



 Fuente: Chéroux, Clément. Breve historia del error fotográfico. 2009, Ediciones Ve, México

No hay comentarios:

Publicar un comentario