Alfred Stieglitz y sus retratos de Georgia O'Keeffe


Alfred Stieglitz (Fotografia de Edward Steichen) 

El fotógrafo Alfred Stieglitz, quien editó entre 1903 y 1917 la revista Camera Work, realizó una serie de retratos que capturan un momento histórico y biogràfico de su vida, junto a la pintora Georgia O'Keeffe quien fue su esposa.




En 1921 realizó una exposición de más de cuarenta fotos de O'Keeffe  en Anderson Galleries, la primera selección de un retrato que de manera continua construyó durante quince años y que mostraron la intimidad y sexualidad de su entonces esposa, esta aparente obsesión parece entenderse después de que se conoce que ".. por una década y media Stieglitz había esperado con ansias el momento de fotografiar a su prometida, Emmy, desnuda una vez que se casaran [...], cuando finalmente estuvieron casados, en 1893, ella no se lo permitió. Le preocupaba que mostrara las fotografías a sus amigos -y tampoco estaba dispuesta a tener relaciones con él." (Dyer, Geoff. El momento interminable de la fotografía

Es en 1918 que Stieglitz se divorció de su mujer Emmeline cuando esta se dio cuenta que desde 1917 que habìa conocido a O'Keeffe el fotógrafo la había convertido en su amante, tenía cincuenta y tres años y fue entonces cuando comenzó a fotografiar sus manos y sus senos para continuar con su cuerpo, "como si la cámara fuese una mano moviéndose con ansia sobre ella" (Dyer), 

                            

El éxito acompañó a los dos durante este periodo, O'Keeffe como pintora y a el como fotógrafo, tomando cientos de instantáneas de ella.

       


Entre 1918 y 1919 realizó una serie de siete retratos íntimos de  O'Keeffe, mostrando su cuerpo con las piernas en ocasiones abiertas, donde un abundante vello púbico impedía ver el sexo y que llamo retratos de "torso" , los cuales nunca mostraban su rostro. Estas fotografías al ser expuestas crearon un gran escándalo por el enfrentamiento sin tapujos al cuerpo así retratado 


      

El matrimonio termino por desgastarse entre otras cosas por la precaria salud de Stieglitz, que sufría del corazón y que obligaba a la pintora a cuidarlo, realizó posteriormente fotografías de otros desnudos, pues conoció a Dorothy Norman que lo admiraba y poso para él. Tanto estas fotos como las numerosas que le realizo a O'Keeffe se reconocen con frecuencia como ejemplos de los primeros retratos en que es el cuerpo es el que habla por una persona y no su rostro,  el trabajo fotográfico de Stieglitz terminaría en 1937 debido a su enfermedad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada