El México que Lumholtz descubrió

El doctor Carl Lumholtz, antropólogo noruego, trabajó varios años en México. En una de sus expediciones, en 1890, recorrió durante un año parte de la Sierra Madre Occidental, transportándose en mula y conviviendo con diversas comunidades indígenas, principalmente con los rarámuris. Allí desarrolló un extenso registro fotográfico y escrito.

Lumholtz se aparta del exotismo colonial al que se refiere Debrois, ya que su perspectiva se orienta más hacia una investigación etnológica y se ocupa primordialmente de una visión integral de las culturas y su entorno cotidiano.

En aquel tiempo, los asentamientos étnicos eran prácticamente ignorados por la sociedad mexicana. Lumholtz tituló —tal vez por ello— El México Desconocido, al resultado de su exploración. Allí expresó: “A menudo me dejaba estupefacto la ignorancia de los mexicanos acerca de los indios que vivían a sus puertas. Salvo ciertos especialistas distinguidos, aun los mexicanos inteligentes saben muy poco de las costumbres y mucho menos de las creencias de los aborígenes”.










No hay comentarios:

Publicar un comentario