HARRY CALLAHAN. Fotógrafo Estadounidense.


Un americano original, fotógrafo autodidacta y uno de los primeros en hacer la fotografía estrictamente artística, Harry Callahan (1912-1999) que se convirtió en una figura importante en la fotografía americana, a fuerza de su genio y su ética de trabajo.
Nacido en Detroit, Callahan, que había estudiado ingeniería por un tiempo, estaba trabajando como empleado de envíos de Chrysler Motor Parts Corporation en los años de la Gran Depresión, cuando usó una cámara. Al principio tentativamente interesado en el cine, pero que muy pronto volvió su atención a la fotografía fija. Su educación sólo en la fotografía consistía en asistir a las conferencias.



Al no contar con entrenamiento formal como fotógrafo y de acuerdo a sus propios escritos donde menciona que fue "terriblemente ingenuo", pero a esta característica suya la consideraba su gran fortaleza. Él era un fotógrafo aficionado hasta que en 1941, cuando vió el trabajo de Ansel Adams, se inspiró a buscar un estilo fotográfico propio. A lo largo de su carrera, Callahan exploró un número de temas diferentes, incluyendo paisajes, las calles de la ciudad y los peatones. 


 
Así como también recibió el estímulo temprano en su carrera de figuras como Alfred Stieglitz y Edward Steichen, es magistral ofreciendo destellos de los elementos comunes de la vida en un estilo elegante y moderno. Callahan también exploró muchas técnicas diferentes, incluyendo el uso de contrastes extremos, el collage, las exposiciones múltiples, el tiempo y el movimiento de la cámara por mencionar algunos.


Dentro de sus primeros ocho años como fotógrafo se había convertido en uno de los poetas más elocuentes de los Estados Unidos con la cámara. A través de la invitación directa de Lazlo Moholy-Nagy, lo convenció a formar parte del personal docente del Instituto de Chicago de Diseño, instituto que era una continuación de la escuela de la Bauhaus de Weimar, cuya filosofía era pensar sobre un arte asociado con el trabajo de los artesanos y con las bellas artes.


Una buena manera de ver su obra es comenzar con los estudios que realizó sobre Eleanor (su esposa), probablemente la principal inspiración para el arte de Callahan. Los retratos desde su pie hasta el cuello en el agua, de pie con los brazos cruzados sobre la cabeza, con la luz de drenado de tal manera que es una silueta, Eleanor vestida, desnuda. En todas esas fotos aparece sumamente segura de sí misma, de hecho, sus alumnos, recuerda a Eleanor como una mujer de carácter fuerte.


Las escenas tomadas de la ciudad, principalmente en Chicago en los años 40´s y hasta los años 60´s, con la mira puesta en la arquitectura de los rascacielos, desde ángulos dramáticos y también imágenes del centro de la ciudad con los compradores de los comercios capturados por él, sin mucha gente que les rodeara, parecen preocupados, incluso ansiosos. En todas esas tomas había utilizado un teleobjetivo para que las personas no fueran conscientes de que su imagen había sido tomada.

 

También tomó algunas de esas fotos en color, dijo una vez: …"la fotografía en color es como beber martinis, es un gusto difícil al principio, pero buenos una vez que te acostumbras a ellos." Callahan trabajó más ampliamente con el color a partir de los 70´s.


Muchos de sus paisajes son de playas y dunas en Cape Cod y tienen una luz casi sobrenatural que brilla por encima de la arena y las hierbas. También favorece a los árboles, especialmente en invierno cuando la nieve ofrece un marcado contraste con las negras ramas, sin hojas. Son fotografías a la vez realistas y abstractas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario