MINOR WHITE. La Fotografía como Espejo del Alma.


Para el fotógrafo Minor White en su texto El ojo y la mente de la cámara, el fotógrafo se enfrenta a algo muy diferente cuando da inicio a una imagen pues a diferencia del pintor que empieza un lienzo desnudo, para el fotógrafo la imagen ya le constituye de por sí el todo, como una especie de pintura ya terminada, por lo tanto el fotógrafo se ve imposibilitado para la invención de la imagen pues todo el conjunto se le presenta desde un inicio, es por ello que la cámara le obliga a crear a través de la visión, un mundo perceptivo, sin basarse en la imitación hecha por la cámara, pero estamos tan condicionados por la pintura como criterio de experiencia visual que considerar a la fotografía del mismo modo ha hecho que no se tome en cuenta o peor aun que se olvide su importancia estética.
Luego realiza White un análisis sobre el proceso que le toma al fotógrafo obtener una imagen explicándolo de la siguiente manera: mientras crea el fotógrafo esta blanco, es un poco como el lienzo en blanco del pintor, o como el escultor que “siente” la forma que yace en un bloque de piedra, en lo referente a su estado mental, el fotógrafo mas ligado con el escultor, “siente” también ese mundo visual escondido bajo cubiertas, esperando incluso que la luz crea su magia, dicho estado mental es difícil de explicar, sensibilizado y receptivo podría ser lo que defina este estado cognitivo, una apertura de mente de la que se deduce comprensión y entendimiento de todo lo visible, es decir, que el fotógrafo se proyecta en todo lo que ve, identificándose con todo para conocerlo mejor, como un instrumento de transmisión, estado casi místico, adentrándose en el inconsciente y el universo visual tangible.  Aunque este proceso no garantiza que otros sentirán lo mismo, haciendo a la fotografía toma tras toma como  la culminación de una serie de bocetos que de forma inconsciente conducirán hacia la imagen final.
Por todo lo anterior para White la cámara es mucho mas que un dispositivo tecnológico – mecánico y medio para registrar una experiencia entre dos personas, solo que el fotógrafo  está condicionado a ver como la cámara, siendo el resultado una fotografía. Los fotógrafos que han experimentado esa sensación, posiblemente sean los fotógrafos que usan la cámara como profundo medio de expresión y los que la utilizan para documentar situaciones humanas, como si la cámara desapareciese entre sujeto y fotógrafo.
Con respecto a la nueva tendencia, reconoce White, que esta cambiando el espíritu en el estilo de cada tendencia y que esta funcionando como puerta de entrada a la significación central de la experiencia estética es la idea mas madura que se ha dado sobre fotografía como creadora de imágenes, lo que se le conoce como el concepto de: equivalencia, que ya Alfred Stieglitz concibió en la primera década de los veinte y que según White está siendo practicada cada vez mas por un creciente número de fotógrafos, tomándola en la práctica como la base de la fotografía como medio de expresivo de creación.
Por equivalencia refiere  a ciertos niveles visibles en cualquier experiencia visual, es una función, o empatía en el que el espectador se da cuenta de que para él aquello que ve en la imagen le corresponde o representa algo en su interior como un reflejo dentro de sí, es entonces que se establece esa correspondencia de equivalencia.
Otro nivel puede ser una experiencia interior en la persona cuando al mirar una fotografía le produce una comunicación con algo que sabe sobre sí mismo, y un tercer nivel sería cuando la persona recuerda la imagen mental sin tener la fotografía a la vista. Las razones por las que se recuerda una imagen según comenta White es simplemente porque nos gusta, disgusta, nos ha enseñado algo o ha producido un cambio en nosotros. A nivel gráfico podría decirse que la fotografía actúa como un símbolo o metáfora, de algo que va amas allá de lo fotografiado, tal como sabe y explota el medio publicitario son lo que se conoce como “persuasores ocultos”, como un efecto subliminal del diseño en la fotografía para provocar la venta de un producto, en psicología se le conoce como “proyección o empatía” en el cual el fenómeno se corresponde por medio de formas y figuras expresivas que provocan una reacción a los mecanismos por los cuales la fotografía funciona.
El poder equivalente que compete al fotógrafo creativo-expresivo se basa en el hecho que pueda transmitir sentimientos acerca de las cosas, situaciones y eventos que no puedan ser fotografiados, este secreto descansa en la forma de utilizar las formas y superficies de los objetos en sus cualidades expresivo-evocativas frente a la cámara, es decir que la equivalencia es la habilidad para usar el mundo visual como material plástico expresivo del fotógrafo explotando sus cualidades matéricas, para poder enfatizar su poder transformador y hacer que un objeto simbolice otro, si utiliza la equivalencia de forma consciente y con conocimiento, queriendo significar no solo ver fuera sino también ver hacia dentro. White reconoce en fotógrafos como Frederick Sommer, Paul Caponigro, Walter Chapell, Gerald Robinson, Arnold Gassan entre otros como usuarios de la cualidad de equivalencia en sus obras fotográficas.
White concluye que la muchos de nosotros vemos lo que queremos ver, pero no lo que en efecto esta en la fotografía, pero por medio de la empatía somos conducidos a reconocernos en cada cosa que vemos, como si la fotografía fuera un reflejo de nosotros mismos, es decir que toda fotografía produce un reflejo en que la sobrepasa la presencia del objeto fotografiado, donde nuestra psicología encuentra caminos para ver lo que quiere ver en el mundo de las apariencias.


Es así que los fotógrafos mencionados por ejemplo, aceptan el hecho de que las fotografías son espejos de algún estado o sentimiento internos del espectador, lo trabajan, lo estudian y lo aplican en su obra. Recuerdan que una imagen mental en el cerebro del espectador es mas importante que la fotografía misma, haciendo de la fotografía una acción de función no un objeto o cosa palpable, permaneciendo entonces en niveles de la psique. Es así que si el espectador en lo que ve le parece desagradable, sucio, morboso, de miedo o magnífico, será porque en él ha significado algo y no otra cosa, es decir verá algo de sí mismo.

1 comentario:

  1. Hola Araceli, ante todo muchîsimas gracias por el contenido que publicas sobre fotografîa. Tienes post que son muy interesantes y, sobre todo, que van a lo esencial para guiar a los que disfrutan de la fotografîa. Ademâs de este franco reconocimiento a tus aportes, querîa comentar un breve detalle de este post. Como el texto estâ dedicado a Minor White, el hecho de que la fotografîa "Reflecting Stream" (1968) de Caponigro forme parte de la ilustraciôn puede dar lugar al equîvoco de pensar que esta imagen le pertenece a White. Saludos cordiales!

    ResponderEliminar