POSHISTORIA/HISTORIA DE LA FOTOGRAFÍA POSMODERNISTA. Timothy Druckrey

En el texto de Timothy Druckrey, Poshistoria/historia autónoma, menciona que la relación fotografía / historia ha ocupado a críticos e historiadores por mucho tiempo, la relación del discurso entre la representación y la tecnología, ya que para la fotografía la tecnología es inherente, es el punto donde reside el poder ideológico de la fotografía.
La revolución de la representación como el punto culminante de la mercantilización, donde la fotografía le ayuda a crear significados, materializa la paradoja: consume al mismo tiempo que produce, como parte integral de formas de representación y poder.
Druckrey reconoce que el vínculo existente entre fotografía, tecnología y tiempo, legitiman y mistifican lo histórico escapando del discurso crítico. Es el ejemplo en que la máquina recibe al corpus cultural asimilándolo revolucionando la experiencia y expectativas artísticas.
Es gracias a este posmodernismo que nos encontramos frente a una fase del desarrollo cultural en que la duda es tan común como el cinismo, incluso Druckrey plantea, que la tecnología ya no esta anclada en la confianza para su consumo sino que se encuentra dentro de la necesidad, rechazando así mismo el deseo. Pero donde la imagen fotográfica puede contradecir esta afirmación a juzgar por su tradicional reinvindicación del presente como entidad completa.
Es así que la imagen fotográfica formula una relación particular y contigua a la historia, ya no como antiguamente se generaba como la unión de la imagen y el acontecimiento de manera efectiva, sino que ahora la relación es codificada nuevamente por la tecnología, convirtiendo así las cuestiones de la representación en complejas codificaciones.
Reconoce Druckrey, las características que la fotografía posmoderna posee, como: “reubicación retroactiva” como la alteración informática de una imagen, una “crisis de legitimización”, lo histórico podría convertirse en adorno, la “incapacidad para seguir el ritmo” acelerado de los acontecimientos y un “acceso de datos sin precedente”.
 En la actualidad a la información ya no se le puede atribuir un aura de legitimidad, puesto que la historia ahora esta mas mercantilizada y sus contenidos sometidos a alteraciones, donde lo histórico podría convertirse en mero adorno, sometiéndose a alteraciones caprichosas. Es por ello que el debate en torno al impacto tecnológico pues generará cambios significativos mas profundos que lo material, fragmentando el entorno social y reflejando incapacidad para seguir el ritmo vertiginoso de los acontecimientos.
Es así que la mayor parte de la obra crítica de la época posmoderna, se ha ocupado de la cuestión de la apropiación y la representación, la ruptura con los grandes relatos (Lyotard). Aunque una gran amenaza acecha y que pone en peligro la realidad y esto es la digitalización, como el desarraigo de la información pues será liberado desde sus bases referenciales.
Otro elemento que reconoce es el del “tiempo real” donde la relación entre realidad y temporalidad, tiempo e historia o memoria, se convierten en categorías de lo no auténtico, en una nueva reconfiguración con lo histórico.

La fotografía se ajustará a los términos prácticos de la digitalización, codificándola dará como resultado ser materia prima para cualquier configuración nueva como un componente del sistema ideológico que desempeñará diversas funciones. Haciendo inclusive de la visión un elemento obsoleto pues será desplazada como arquetipo de cultura revolucionada.
Las imágenes digitales ya en el mercado, aumentan la demanda de la información sin reflexión, lo que se vea tendrá mayor eficacia porque abordará la continuidad con los acontecimientos que ocurran, hará que confiemos en esta información como si fuese en el “tiempo real”, pues seremos incapaces de diferenciar esta información de la que esté fabricada los que Jameson denominó como lógica de lo subliminal como parte integral de la apariencia de la imagen digitalizada para construir ilusiones, lo hiperreal de Baudrillard, haciendo con ello a todo vínculo punto de unión de los procesos para conocer lo que los dejó de ser supuestos Paul Virilio mencionaba que “la realidad ya no vendrá dada, sino que deberá adquirirse en una logística de la percepción”, con ello, la fotografía se enfrentará a un futuro incierto, donde la tecnología disimula y la nueva fotografía evolucionará dentro de la cultura tecnológica, por ende la imaginería tecnológica se involucrará cada vez mas en la codificación y mercantilización de la información.

No hay comentarios:

Publicar un comentario