Salvador Dalí, Halsman y la fotografía experimental fantástica



El fotógrafo Philippe Halsman y el pintor Salvador Dalí decidieron hacer una fotografía en la que todos los elementos estuvieran suspendidos en el vacío, tal como Dalí había hecho con su pintura Leda Atómica.

Para hacer la foto y lograr el efecto de suspensión, Halsman hizo colgar de unos finos cables el caballete, el taburete y el cuadro mismo de Leda Atómica. Dalí sugirió añadir unos gatos para darle un toque fantástico a la composición. Halsman pidió prestados tres gatos cuyos dueños juraban que sus mascotas adoraban ser arrojadas. Un asistente fuera de cuadro sujetaba la silla de la izquierda, mientras otros tres arrojaban a los gatos y un quinto ayudante les arrojaba un chorro de agua, al tiempo que Dalí saltaba con un pincel en la mano y Halsman disparaba su cámara. Más tarde, Dalí terminó el proyecto pintando directamente sobre la impresión fotográfica de Halsman (abajo).


Las tres fotos en la parte inferior muestran algunos de los veintiséis intentos y cinco horas que fueron necesarios para que Halsman obtuviera el resultado deseado. La fotografía se tituló Dalí Atomicus en referencia a Leda Atómica. La intención era que, tanto en la pintura como en la fotografía, todo estuviese en suspensión, tal como establecía la física atómica de entonces.




Publicado en la revista LIFE, 9 de agosto de 1948, pp. 5-6.

No hay comentarios:

Publicar un comentario