De Fotógrafos y de Indios / Los Hombres del Campo

En esta ocasión propongo mostrar dos libros de fotografía referentes a México, uno de los indígenas en la visión y perspectiva de varios fotógrafos mexicanos y el otro del campo de México visto por un fotógrafo extranjero.


Libro De Fotógrafos y de Indios
Armando Bartra, Alejandra Moreno Toscano y Elisa Ramírez

Presentación
Los autores Armando Bartra, Alejandra Moreno Toscano y Elisa Ramírez proponen reflexionar sobre una de las formas dominantes del romanticismo mexicano: el indigenismo fotográfico. Lo hacen a partir de un acervo de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, rico en imágenes representativas de fotoreportaje, de la etnografía universitaria y de la cultura post-contestataria de los últimos veinte y cinco años. Nos enfrenta a nuestra propia mirada y a nuestra propia ceguera. Esta selección de fotos provoca la conciencia de una imagen que sa ha impuesto a los indígenas contra una  imagen que ahora los indígenas nos imponen de sí mismos. Paradójicamente, al dar vida a este archivo se descubre que se están reviviendo los propios fantasmas. En las páginas de este libro las ausencias resultan ser más significativas que las presencias: la ausencia del indígena real, que desapareció frente a su imagen bucólica, y la desparición del campesino, mistificado en una perpetua fiesta. La eterna “Guerra de imagenes” sigue formando parte de la dolida conciencia social. Este libro se publicó en el año 2000, el material es fabuloso, con el diseño se ganó el Premio en la Feria del Libro del Museo de Antroplogía de ese mismo año. 








Libro Los Hombres del Campo
Leo Matiz

Presentación del libro
Se decidió hacer este proyecto para honrar y reconocer el esfuerzo que han hecho siempre los hombres del campo mexicano. No podemos olvidar que, a través de sus costumbres nos dan orgullo, firmeza, amor por nuestra tierra, sentido de pertenencia, noción de patria, en síntesis factores claves de la identidad nacional. Los hombres del campo son hombres de principios, de esfuerzo, compromiso y, sobre todo, aman la naturaleza, de ahí su gran nobleza. Pero tenemos que reconocer que requieren hoy capacitación, ayuda, confianza e impulso de los demás mexicanos. Es nuestra responsabilidad retomar los valores de los hombres del campo y adecuarlos a la visión de cara al próximo milenio. Por las páginas de Los Hombres del Campo desfilan imagenes de ayer y de hoy. Rostros, manos y paisajes, testigos de nuestra geografía, rica y vasta, de la hermosa y compleja naturaleza humana. Leo Matiz pone en manifiesto su arte al servicio del México más hondo, más esencial.








No hay comentarios:

Publicar un comentario