Kodak, Snapshots y Dadaísmo.

Ignoro si George Eastman era consciente que su nueva cámara, Kodak, revolucionaría el concepto, la función y la estética de la Fotografía.

Esta primera cámara Kodak, con película de rollo incorporada, era revelada por la misma firma comercial. La consecuencia es que el fotógrafo deja de ser un alquimista. Tomar una buena foto ya no era tarea de científicos, sino que estaba al alcance de cualquiera.

Fontcuberta nos cuenta como aparecen los snapshots, y a partir de ese momento, hasta el día de hoy, los disparos de fotografías no cesan y son cada ves más. El campo de lo fotografiable es tan amplio como la imaginación misma. La estética de la banalidad toma escena. Fotografías que documentan la vida privada, fotografías sin un claro propósito y con poco cuidado, fotografías al azar, nos habla de una estética accidental, que en su momento pasó inadvertido, y sería el Dadaísmo quien lo reivindique.

Sin darse cuenta, el fotógrafo se apartaba cada ves mas de los convencionalismos, de las categorías, de sus "funciones obligatorias", sin tener realmente en mente si se trataba de una fotografía purista o pictorialista, y es así cuando logra nacer una estética propia de la fotografía como Arte. En palabras de Fontcuberta: ..."es cuando más cerca se estaba de la esencia del medio".





No hay comentarios:

Publicar un comentario