El llano en fotos. Rulfo, fotógrafo.

Las imagenes siempre han jugado un papel importante en la construcción de "lo mexicano", la identidad que diferencia a nuestro país del resto del mundo, aquello que nos hace excepcionales. Evidentemente, al tratarse de una construcción se idealizan aquellos elementos que "definen" el carácter de nuestro pueblo, a pesar de que el arte en nuestro país siempre ha sufrido una desmedida centralización, como si todos fueramos chilangos.
 
Numerosos fotógrafos han contribuido a la construcción de este imaginario, elegiendo temas que por repetitivos han perdido la fuerza de sus contenidos, o retratan a los marginados o retratan la ciudad o retratan objetos que - se supone- nos caracterizan: magueyes, paisajes, rebozos, tequila, nopales, huaraches, clichés.  Uno de esos fotografos fue ni más ni menos que el creador de Pedro Páramo, y, al igual que en su literatura dotaba a sus imagenes de un mensaje político y social.
 
 Los montones y montones de fotografías que conforman el acervo de Juan Rulfo son multitemáticos, pero la preferencia es sin lugar a dudas la captura de la historia de la arquitectura en México, la visión expresiva del escritor, la reflexión que provoca con sus imagenes: antiguos templos mesoamericanos, edificios urbanos, poblaciones y templos coloniales resumen de alguna manera el enorme y profundo conocimiento que Rulfo tenía de nuestro país -fue agente viajero y tuvo relacion directa con caminos y pueblos-,  y giran en torno a un mismo pensamiento que cobra vida a través de su cámara: que el tiempo perdura mientras se devanece, que no hay pasado sin presente.

 
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario