El mago de Menlo Park y su quinetoscopio

Alguna vez calificado como un alumno estéril e improductivo, Thomas Alva Edison sea tal vez el inventor más prolífico  en la historia de los Estados Unidos de Norte América, habiendo patentado  aproximadamente un total de mil inventos  y financiado quizás mil más.
Se dice que su primer patente  fue (irónicamente) un instrumento para el conteo mecánico de votos, esto en 1868.  El diseño del instrumento era bastante simple, pues  la idea era que  se pudiese  colocar en la mesa de cada representante; tenía dos botones, uno para el voto en pro y otro para el voto en contra. El adjetivo utilizado para definir el invento de Edison fue:  inútil.
Inútiles también serían: el fonógrafo, el celuloide, el quinetoscópio y el  dictáfono. Considerados en primera instancia como objetos dignos de presentarse en un espectáculo circense, por la carencia de practicidad y la gran presencia de creatividad en cada uno de ellos; según el comité de patentes establecido por el Congreso de Washington, los inventos de Edison se asemejaban más al trabajo de un “mago” (creador de imagos, ilusión, falsificador y copista de realidades) que al de un científico  serio (completamente abocados al “ser”, en contacto con lo real y la realidad). En parte cierto, la genialidad de Edison y su capacidad creadora iban más allá de la realidad, buscaba de cierta forma, establecer un diálogo entre lo temporal y lo atemporal, capturar el tiempo e instantes, que éstos no estuviesen sólo archivados en la memoria sino que trascendieran a un plano bidimensional y de ser posible tridimensional. Edison no sólo quería capturar imágenes, también sonidos, e inspirado por el trabajo de Eadweard Muybridge y su Zoopraxiscopio, Edison busca colaborar con éste para desarrollar un aparato que además de proyectar imágenes emitiera sonidos (es sabido que Muybridge aspiraba asociarse con Edison para perfeccionar el Zoopraxiscópio). A raíz de este encuentro, surge la idea de crear el quinetoscopio, se encargaría el diseño del mismo a Laurie Dickson. El equipo de Edison perfeccionó el funcionamiento del quinetoscopio gracias a la incorporación del celuloide (idea original de John Carbutt) y obtendrían lo que después llamaron el “Quinetófono”, un artefacto que además de proyectar imágenes, lograba capturar sonido, generando una mezcla casi alquímica y alucinante para la época.
Debemos pues a Edison y grupo de colaboradores el primer film experimental (literalmente hablando) titulado: “The Dickson Experimental Sound Film”, que a continuación se presenta.
http://www.youtube.com/watch?v=Y6b0wpBTR1s

No hay comentarios:

Publicar un comentario