Helmar Lerski










Helmar Lerski (seudónimo de Israel Schmuklerski, 1871-1956), nació en Strasburg,  entonces  parte de Alemania y se nacionalizó suizo en 1876. A la edad de 22 años se traslada a EUA en donde trabaja como actor con una compañía alemana en distintas ciudades estadounidenses.

Descubre la fotografía en 1911 cuando decide  fotografiar a sus colegas actores en el estudio fotográfico de su esposa. Contra todas las convenciones de su época, utilizó   técnicas de iluminación escénica que produjeron un efecto dramático en sus imágenes. Animado por Rudolph Dührkoop, uno de los principales fotógrafos alemanes que entonces visitaba EUA para demostrar su técnica como retratista, Lerski deja la actuación para dedicarse de lleno  la fotografía.  

Experimentó con la luz,  eliminó la iluminación convencional total y difusa y la sustituyó por una luz direccional que provenía de diferentes fuentes. Prefería la luz solar, utilizaba espejos y reflectores que producían áreas de sombra y luz sobre las caras de sus modelos produciendo un efecto escultural.

En 1915, después de más de 20 años en EUA, se traslada a Berlín en donde trabaja como camarógrafo y realizador de efectos especiales en diversas películas expresionistas (entre estas” Metrópolis”). Con la llegada del cine sonoro abandonó el cine y regresó a la fotografía. El estilo que había empezado a surgir en Milwuakee, EUA,  lo llevó al extremo. Ponía el modelo dándole la espalda al sol y su cámara a un metro de distancia de éste, rodeando la cara de espejos y reflectores. Las fotografías de sus rostros, o “grandes cabezas”   se exhibieron  en la exposición Film und Foto en 1929.

En 1931, publicó  Köpfe des Alltags (Caras de todos los días) una serie de fotografías de las clases bajas berlinesas que Lerski  representa como figuras teatrales y con títulos de oficios como “criada de recámara”, “mendigo”, “trabajador textil” que parecen haber sido adjudicados a las imágenes arbitrariamente.  . Con la emergencia del fascismo Lerski emigra a Palestina donde trabajó como camarógrafo y director de películas documentales, además de documentar fotográficamente a judíos, árabes y yemenitas, especialmente a  trabajadores, hombres y mujeres durante sus labores, en ocasiones con un énfasis especial en las manos, en otras con acercamientos extremos que enfatizaban las características estructurales delos rostros, más que su personalidad.





 Entre 1937  y 1938 realiza lo que muchos consideran su obra maestra, “Transformaciones a través de la luz” una serie de 175 fotografías del mismo hombre tomadas en una azotea en Tel Aviv. Su modelo, se dejó fotografiar pasivamente en medio de un bombardeo de luces; con la ayuda de múltiples espejos, Lerski dirigió la intensa luz solar a su rostro desde diferentes ángulos  y con diversas intensidades. De esta manera, logra cientos de caras de un mismo hombre: un profeta, un soldado, un campesino, una mujer vieja, etc.Con estas fotografías cuestionaba la validez de la objetivad,  según Lerski el fotógrafo, con ayuda de la luz, puede trabajar libremente y caracterizar de acuerdo a sus propósitos.












Referencias


THE BULLETIN OF THE GEORGE EASTMAN HOUSE OF PHOTOGRAPHY VOLUME 10 • NUMBER 2 • FEBRUARY 1961  image.eastmanhouse.org/.../GEH_196



http://www.fotostiftung.ch/en/exhibitions/past/helmar-lerski-metamorphoses-of-the-face/

 




No hay comentarios:

Publicar un comentario