Man Ray a subasta










A finales de mes, la Casa Soler y Llach subastará la Colección Camillo d’Afflitto, que consta de 144 piezas de Man Ray. Es el mayor número de fotografías de este autor puestas al mercado desde 1995 pero, además, es una colección que revela las distintas aproximaciones que Man Ray tuvo con la fotografía. Desde sus conocidos Rayogramas o los célebres desnudos de Meret Oppenheim, pasando por la fotografía de moda, instantáneas con amigos, retratos de obras surrealistas, suyas y ajenas, hasta el reflejo de su pasión por el ajedrez y el interés por la escultura primitiva. Si bien las piezas no estarán al alcance de muchos, pues oscilan entre los 2.000€ y los 150.000€, bien vale la pena echar un vistazo al catálogo y redescubrir este experimental fotógrafo de las vanguardias.


 
Nacido en Estados Unidos en 1890, Man Ray, el conocido fotógrafo, también fue cantante, bailarín y pintor. Decididamente artista, se decantó por la fotografía y relegó la pintura a segundo plano, pues decía, “Pinto lo qué no puede ser fotografiado, lo que viene de la imaginación o de sueños.” Así, su interés por el objeto, el retrato y el desnudo pero, sobre todo por la experimentación, encontraron salida a través de la fotografía. Maestro del blanco y negro, sus imágenes impactan por su atrevimiento técnico y enigmática temática.





Fundador del Dadá estadounidense en Nueva York, junto con Marcel Duchamp, su maestro y compañero de interminables partidas de ajedrez, Ray estuvo siempre vinculado a las vanguardias. Su primer contacto con la fotografía fue a través de Alfred Stieglitz, en cuya galería se aproximaría al arte moderno europeo. Tras su estrecha relación con Duchamp en Nueva York, se muda a París y continúa colaborando con los dadaístas hasta 1925, año de la primera exposición Surrealista, grupo en el que permanecerá militante.







La colección a subasta perteneció a Camillo D’Afflitto, cuya pasión por Man Ray se extendía a su entusiasmo como galerista por las vanguardias y por recuperar el espíritu Dadá, además de apostar por corrientes neodadaístas como Fluxus o el Nouveau réalisme francés. Así esta colección cuyas piezas proceden en gran parte del Estate of Man Ray/Juliet Ray, es una visión comprensiva del artista, que subraya la variada temática de su obra, relatando visualmente los experimentos y las aventuras fotográficas en una amplia panorámica.


No hay comentarios:

Publicar un comentario