Otra forma de apreciar la escultura


Alejandra Figueroa vive en París. Se ha concentrado en investigar la vida íntima de las estatuas, principalmente del periodo clásico grecolatino. Importantes colecciones en Europa, como las del Museo del Louvre y la Basílica de San Pedro, han adquirido sus fotografías. Recientemente, el Museo Nacional del Virreinato, en México, la invitó a fotografiar su colección de figuras coloniales, trabajo que desembocó en el libro Fotografías de Alejandra Figueroa. El poeta Antonio Deltoro pasea sin prisa entre las esculturas, que "anticiparon la fotografía en blanco y negro". Su predilección por los pies se puede constatar en muchas de las estaciones de su escritura, pero sobre todo en el título de uno de sus mejores libros: Los días descalzos. 
[Extracto tomado de Letras libres, No. 41, May2002, por Alejandra Figueroa y Antonio Deltoro]

Alejandra  Figueroa ha comentado que sus inicios en la fotografía se dieron debido a su gusto por la historia del arte y la arquitectura. “Cuando no usaba lentes me acostumbré a acercarme a todo, porque quería ver bien las cosas y a veces no lo lograba, por esta costumbre es que me interesan mucho los detalles, porque en ellos está todo y puedes conocer a una persona con tan sólo observar las cosas que nadie ve”. Para Alejandra Figueroa su cámara es como un marido fiel al que sólo le debe proporcionar los cuidados básicos. Para desempeñar su trabajo, no utiliza tripié ni iluminación artificial, todo es manual y sólo es matizado por la intensidad natural de la luz: “no me gusta complicarme ni cansarme, saco mi cámara de 35 milímetros y uno o dos lentes y con eso hago todo”, explicó.









Fuente:
htpp:/www.letraslibres.com/revista/portafolios/tiempo-en-reposo
http://www.uv.mx/gaceta/Gaceta73/73/quemar/Quemar07.htm


No hay comentarios:

Publicar un comentario