Un guiño a Magritte; la fotografía de TOMMY INGBERG



Aunque se auto-define como un “aspirante a artista visual”, el fotógrafo sueco Tommy Ingberg (1981-) crea, siguiendo la línea del norteamericano Jerry Uelsmann (1934-), un universo onírico lleno de espacios fantásticos. No obstante, el artista originario de Upplands Väsby, al norte de Estocolmo, prefiere colocar o aludir a la figura humana como protagonista de estos espacios que bien pueden ser sueños o pesadillas. Son hombres anónimos (que visten traje, corbata y sombrero) atrapados en un mundo sin salida; son laberintos que lo orillan a la contemplación, reflexión o desesperación. 




 Aparecen manos de enormes dimensiones que pretenden atrapar al hombre, hay invasiones de globos o de sombreros, rocas que flotan, cielos grises que anuncian la tragedia, la melancolía y el temor. Son metáforas, símbolos de pensamientos y sentimientos del artista quien se refiere al surrealismo de sus fotografías como la herramienta para “explicar algo abstracto como un sentimiento o un pensamiento, expresando el subconsciente con una imagen. Empleo mi propia vida –sentimientos, sensaciones, experiencias, reflexiones y pensamientos- como semillas de mis obras.”









Para consultar la obra de Tommy Ingberg: http://www.ingberg.com/index.asp

No hay comentarios:

Publicar un comentario