Debajo de un foco un hombre llamado Crewdson


Un fotógrafo de la soledad.  Un retratista de lo alarmante sin ser obsceno ni agresivo ni inmoral ni abyecto ni grotesco ni tampoco descarado. 

Crewdson retrata escenarios urbanos de clase media, en los que a veces aparecen seres solitarios que en ocasiones dan la impresión de encontrarse en algún trance, o victimizados por un repentino ataque de sonambulismo.




Gregory Crewdson nació en 1962 en Brooklyn.  Obtuvo una maestría en Fine Arts por la universidad de Yale, casa de estudios en la que aún hoy en día imparte clases relacionadas con su oficio.

Afirma el artista que obras como Vértigo, la obra maestra de Alfred Hitchcock, influenciaron tremendamente su estilo al despertar temprano su interés por lo no convencional y aquello oculto y movilizante.  También le gustaba lo que hacía Hopper.

La obra de Crewdson es impactante, sin ser burda ni grosera.  Sus escenarios, perfectamente ambientados e iluminados con precisión, nos hacen sentir muchas cosas que nos inquietan.  Parecería que en ellos hubiera, sin estarlo per se, una presencia ajena – perturbadora – que se nos esconde.  Crewdson nos enseña episodios que, siendo evidentes, significan en realidad aquello que el autor se esfuerza por no poner de manifiesto. 


Diego de Ybarra Corcuera, diciembre de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario