Una breve reflexión sobre el concepto de "Lo posmoderno"



La gran revuelta íntima que se ha desatado a partir del uso de la tecnología específicamente en el foco de las comunicaciones y de las ciencias han sido puntos de quiebre en el pensamiento moderno. Introduciendo así de manera punzante preguntas que desbordan la alteridad y la otredad de los conceptos en vías de expresión abierta; es decir, el concepto de lo posmoderno como punto de inicio de otra historia, partiendo de la misma metáfora que algunos autores postestructuralistas como: Noam Chomsky, Francis Fucuyama, Huntington, Berman, entre otros, en sus discursos han dado muerte a la historia.
Justo en este vértice de la conmoción histórica se ha dado un gran viraje al sentido del pensamiento filosófico/artístico y de otros campos. La oposición al “reduccionismo” del discurso ha sido trabajado sobre todo por Jean Francois Lyotard, quien ha introducido al contexto del metarelato histórico, el concepto de lo posmoderno.
Me parece que en efecto, este discurso suele ser un lenguaje que escandaliza y en sí mismo remite forzosamente a la contexto de lo moderno. En su escrito “La modernidad un proyecto incompleto”, junto con Vattimo en “Hermenéutica y nihilismo” ambos autores, consolidaran la plataforma que aunque bien no circunscriben o enuncian de manera explicita el concepto arrojado de “posmoderno”, sí efectuaran un análisis de visión y crítica histórica que buscara plantear y dar húmeda introducción a la fragmentación y crisis del concepto de modernidad, poniendo énfasis en los relatos históricos que devienen y dan la vuelta a una construcción esférica para de esa manera introducir el pliegue necesario de los abordajes a un enfrentamiento con la misma historicidad.

Lyotard, no es un autor, que específicamente centre su discurso en planicies del arte, sin embargo, introducirá temas tan fundamentales para la concepción del arte contemporáneo como lo son: la legitimidad de la información, el terrorismo visual, ¨la naturaleza del lazo social¨ y que bajo estas representaciones adquirirá sentido el concepto de simulación y sistema de objetos que posteriormente abordará Jean Baudrillard.

Para Lyotard los juegos del lenguaje se multiplican, y las narraciones y descripciones entrelazan variados escenarios de la posibilidad de interpretación de perspectivas y efectos en las reglas de especificaciones. Lyotard trabajará con los efectos de los residuos y los extenderá hasta agotar los sentidos. Uno de sus postulados fundamentales es el juego y actos del lenguaje. Me parece que es ahí, en donde en contexto del arte, este autor sería de gran impacto y reflexión.

Entrando así mismo este autor en su propio análisis encarará al lector al flagelo del concepto “posmoderno”, continuando su línea por un recorrido de la lógica cultural del capitalismo tardío y sus efectos en las comunicaciones, en los meta discursos que informan desinformando, las constelaciones de información serán vestigios en tiempo y espacio, lo que se formuló en un segundo en otro será mera y efímera palabra disuelta en la misma constelación en la que siguen multiplicándose los productos discursivos.

Lyotard, presenta un trabajo de análisis para el entender lo posmoderno no como un estado de las cosas en el tiempo. En donde la historia tiene un sentido pero que sin embargo, los relatos históricos caen ante la adversidad de la ciencia.

Al aparecer la era de los sistemas ya no hay argumentos verdaderos en la ciencia. La tecnología lo que hace es optimizar la actuación de los procesos, la producción en serie ¿ y que esto no es también objeto de estudio en la transformación de los procesos artísticos? .

El sistema busca la eficiencia, no hay una identidad jurídica, que la regule, sin embargo, expone, que siempre hay alguien que controle el saber , plantea también que el saber es creado y difundió en una sociedad altamente informatizada. Ahora ya se puede ser poseedor de la información aunque está no es poseída por nadie, de ahí que sea un juego dialéctico entre lo legitimo y lo ilegitimo. Hace referencia a Michel Foucault respecto que el saber y el poder están vinculados. El conocimiento se ha vuelto una mercancía, se ha convertido en un producto que supuestamente el estado debería impartir gratuitamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario