La Fotografía

 La fuerza de la fotografía como documento estriba en que no es necesario estar ahí, ni que lo fotografiado esté presente, pues con la fotografía tomamos su huella de luz, obtenemos un rastro, que generalmente se hace en un instante, obteniendo una fracción de segundo detenida, que nos permite observar reiteradamente lo que es. Por ello cualquier imagen puede ser un documento; sin embargo también las imágenes no fotográficas, como un dibujo o un grabado, nos ilustran sobre aspectos anteriores a la invención de la fotografía.

          Se debe recordar que este medio de comunicación posee sus propias características: es estático, se puede dar en diferentes colores y tonalidades como blanco y negro, color y sepia; sin embargo, en cualquier caso en la producción de una imagen siempre está detrás la mano del autor y de las características del propio medio fotográfico. Saber que encuadre se va a utilizar para dar énfasis a los elementos que se requieren es muy importante, ya que puede ser vertical, horizontal o apaisado, holandés o inclinado. Parte de un punto de vista o ángulo de toma que se relaciona con la perspectiva, toma a nivel, picada y contrapicada, con la opción de jugar con el Campo, el plano, líneas y formas horizontales, verticales, curvas u oblícuas.


          El carácter de la fotografía en nuestros días ha sido redefinido de un modo determinante por los cambios que se han producido en los usos y las prácticas sociales, derivados de las nuevas tecnologías digitales. Dentro del diseño se tiene como opción la Manipulación fotográfica o digital, fuente que trata diferentes efectos como la iluminación y las texturas. Para ello existe software como Phothosop, que nos permite editar imágenes de manera efectiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario