Manuel Álvarez Bravo

Manuel Álvarez Bravo se coloca en la esfera de artistas en búsqueda de nuevos discursos plásticos. Es uno de los fundadores de la fotografía moderna y es considerado como el mayor representante de la fotografía latinoamericana del siglo XX. Su obra se extiende desde finales de la década de 1920 a la década de 1990 y representa un hito dentro del desarrollo de la fotografía en el México del siglo pasado. Asimismo, la poética de su obra es un claro ejemplo del sincretismo que existió entre el arte de vanguardia y el discurso nacional de renovación plástica. Las imágenes que constituyen su obra son trabajadas bajo las diversas temáticas que lo destacan como personaje de renombre en el llamado Renacimiento Mexicano: la cultura popular, el México moderno, la vida cotidiana y los objetos aislados. Es importante mencionar que esta serie de tópicos se plasman en las fotografías de manera directa con los juegos visuales, los puntos focales y la monocromía, mismas características que resaltan las cualidades vanguardistas de cada composición.
En un inicio, Manuel Álvarez abordó el pictorialismo, influido por sus estudios de pintura en la Academia de San Carlos como corriente expresiva en sus obras. Explora luego las estéticas modernas, con el descubrimiento del cubismo y las posibilidades de la abstracción. De 1943 a 1959 trabaja en el cine realizando fotografías fijas, lo que lo lleva a producir algunos experimentos personales.
En vida, presentó más de 150 exposiciones individuales y participó en más de 200 exposiciones colectivas. Según numerosos críticos, la obra de este “poeta de la lente” expresa la esencia de México, pero la mirada humanista que refleja su obra, las referencias estéticas, literarias y musicales que contiene, lo confieren también una dimensión universal.




No hay comentarios:

Publicar un comentario