Tina Modotti

Assunta Adelaide Luigia Modotti nació en Udine, Italia, el 17 de agosto de 1896.
A los diecisiete años emigra a los Estados Unidos con su familia. Tina Modotti llegó a la ciudad de San Francisco, donde trabajó como obrera en una fábrica de textiles; posteriormente se trasladó a Los Angeles.
Tenía 21 años cuando se casa con el poeta y pintor Roubaix de l’Abrie Richey y al año siguiente incursiona en Hollywood como actriz de películas silentes.

En 1921 conoció a Edward Weston, fotógrafo norteamericano trabaja con ella como su modelo y eso hace que ella se interese por la fotografía, por lo que comienza a estudiar con é. En este tiempo, Weston ya había renunciado al Pictorialismo y comenzaba su época de transición.
Un año más tarde, en 1922, llegó a México. Conmovida por la explotación en la que vivía la clase trabajadora de la posrevolución mexicana, Tina se convierte en activista revolucionaria desde principios de los años veinte desarrollando fuertes lazos con miembros del grupo de la Unión Mexicana de Artistas, entre los que se encuentran Manuel Álvarez Bravo, Diego Rivera, José Clemente Orozco y David Alfaro Siqueiros.
En 1923 Weston abandonó a su familia y viajó a México con su hijo Chandler y Tina Modotti quien en ese tiempo era su modelo, discípula y amante.
Roubaix muere en la Ciudad de México lo que hace que se estreche aún más su relación con Weston, con quien existía ya una relación íntima, de influencia mutua, tanto en el plano personal como profesional hasta 1930.
En 1927 Tina se afilió al Partido Comunista Mexicano y desde ese año hasta 1940 Trabajó como editora, colaboradora y fotógrafa de la revista Folklor Mexicano.




Durante su estancia en México escandalizó a la mojigata sociedad de aquella época por ser una mujer que vivía bajo el mismo techo con un hombre que no era su marido ni su hermano, que salía a la calle después de las ocho de la noche y compartía la mesa en lugares públicos con varios varones; además de tener la costumbre de bañarse desnuda en la azotea de su casa cuando llovía.
1930 fue expulsada de México, por su constante activismo, acusada injustamente de conspiraciones contra políticos mexicanos. la acusan de complicidad en el intento de asesinato de Pascual Ortiz Rubio, presidente de México, por lo que se le deporta a Alemania.
Tras su salida de México fue a Alemania donde continúa su trabajo en el exilio en Berlín, donde se hace miembro de la Union GmbH de fotógrafos de prensa y publica sus imágenes en Der Arbeiter-Fotograf.
A finales de 1939 regresó como asilada a México, donde continuó su actividad política a través de la Alianza Antifascista Giuseppe Garibaldi con un nombre falso.
Un año más tarde, el gobierno de Lázaro Cárdenas anuló su expulsión. Fotografió, trabajó y continuó su labor política hasta su muerte en 1942.
Tina Modotti murió de un ataque cardiaco, el 5 de enero de 1942, tenía en ese momento 46 años.
Desde la lente de Weston, pasando por el pincel de Rivera o la pluma de Poniatowska, hasta el lápiz del ilustrador español Ángel de la Calle, se puede constatar que la personalidad y la obra de Tina Modotti han sido motivo de inspiración para la creación artística a través de múltiples manifestaciones a lo largo de muchos años.

Edward Weston fue el primer artista seducido por su carácter enigmático. Los retratos que el afamado fotógrafo estadounidense realizó de Modotti, son quizá los acercamientos más claros que se tienen de la juventud de la artista nacida en la provincia italiana de Udine en 1896.
Modotti ejerció la fotografía de forma práctica, sin escuela de formación  mas que las enseñanzas del llamado padre de la fotografía estadounidense. De él aprendió su técnica de doble revelado del negativo, la cual tiempo después sería nombrada como “cristal” por un discípulo de ambos, Manuel Álvarez Bravo.
Pero no solo en el trabajo de Álvarez Bravo se respiran las influencias de Modotti. El clásico filme ¡Qué viva México! de Sergei Eisenstein atesora un archivo visual inspirado en la foto fija de Tina así como la de otros fotógrafos del periodo; estética que, junto con expresiones como las del taller de la gráfica popular, contribuyó a configurar el “estilo mexicano” que marcó la cinematografía nacional y del cual Emilio El Indio Fernández fue el máximo exponente.

Tina Modotti fue una de las mujeres que se adelantaron a su tiempo: luchó por los derechos de la clase desposeída en un país que no era el suyo pero que acabó siendo su patria, con su lente capturó la maravilla de una nación floreciente: son famosas las cananas y mazorcas mexicanas que simbolizan la guerra y la libertad.

http://www.moma.org/collection/artist.php?artist_id=4039
https://www.youtube.com/watch?v=blXq-uaOtRs
http://www.youtube.com/watch?v=ubVLo6kLfEU
http://www.youtube.com/watch?v=54Ow4t45oVo



1 comentario:

  1. Ximena encontré que las fotografías que subiste al blog: "Mamá y niño de Tehuantepec", "Mujer de tehuantepec" y un retrato de Tina Modotti realizado por Diego Rivera se encuentran en el Museo de Arte de Filadelfia, que como bien dijiste T. Modotti pasó por el pincel de Rivera (en éste caso fué carbón sobre papel). Por Katia Díaz

    ResponderEliminar