Erwin Olaf


Esta semana platicare un poco sobre otro de mis fotógrafos predilectos. La limpieza de trabajo y su mundo de fantasía y contradicción en el que nos sumerge, me fascina.

Erwin Olaf, nació en 1959 en Hilversum, Holanda, vive y trabaja en Amsterdam desde comienzos de los años 80. Tiene su estudio en una antigua iglesia. La fotografía de Olaf es una mezcla de fotoperiodismo y estudio, aproximándose en su visión fotográfica a LaChapelle entre otros. Explora los territorios de las cuestiones de género, la sensualidad, el humor y la desesperación en sus series fotográficas

Sus principios fueron en blanco y negro introduciéndose posteriormente de forma gradual en el color y a continuación en la manipulación digital.




Existe,  una unidad de estilo que recorre su obra. La provocación, la fantasía, el erotismo, la sátira y el humor están presentes en todos sus trabajos, servidos por una producción visual muy sofisticada y una depurada ambientación. Los referentes visuales que impregnan sus imágenes tienen orígenes muy diversos, pero perfectamente ensamblados, desde la pornografía a la moda, pasando por la historia de la pintura, la contracultura, el pop o el cine de autores como David Lynch y Brian de Palma.
El video y el cine le ofrecen nuevas posibilidades artísticas para explorar, y su primera película “Tadzio” de 1991, co-dirigida con el pintor F.Franciscus fue pronto continuada por películas de cómics para niños en televisión, cortometrajes, videoclips y encargos para el Dutch National Ballet. Ha creado un trabajo autónomo de video “Separación, lluvia y duelo” con los modelos que también utiliza para sus series fotográficas. En las películas desempeña un carácter diferente, como si sus imágenes en movimiento fueran historias paralelas a sus series fotográficas. Estos cortometrajes han sido seleccionados para festivales por todo el mundo.
A lo largo de estos últimos años muchos de sus trabajos de retratos desvergonzados, de desnudos de intenso simbolismo o las imágenes de violencia con sangre de por medio, no siempre exentas de controversia, han sido utilizados por el mundo de la publicidad para dar ese toque diferente a la imagen publicitaria. Lavazza, BMW, Microsoft y Nintendo entre otros muchos han sido empresas para las que ha trabajado. Ultimamente trabaja por encargo para revistas como The New York Times Magazine, The Sunday Times Magazine, Elle y Citizen K.

En 1999 sus fotografías para la campaña mundial de Diesel, ganó el codiciado León de Plata en el reconocido Festival de Publicidad de Cannes.
Para Erwin Olaf es más fácil transmitir sensaciones a través de protagonistas femeninas porque no siente una atracción sexual hacia ellas. Le gusta crear escenografías en su estudio en lugar de buscar locaciones. Este método de trabajo le permite gozar de una mayor capacidad de controlarlo todo, empezando por la luz.
Cree que la fórmula perfecta de trabajo consiste en compaginar sus proyectos personales con los encargos comerciales: no tiene tanto que contar como para dedicarse únicamente a proyectos propios y se acabaría cansando de trabajar solo para publicidad.

Se puede ser testigo de la evolución de sus preocupaciones personales a lo largo del tiempo a través de su obra: cuando tenía 20, la obsesión por el sexo; a los 30, era más agresivo y ambicioso; ahora, cuando más exposiciones a nivel internacional tiene y más viaja, la soledad y la espera se convierten en temas centrales de su obra.
http://www.erwinolaf.com/
ttp://www.youtube.com/watch?v=j5v2i0uVGXY
http://www.youtube.com/watch?v=J0Vju-1JmTQ
http://www.youtube.com/watch?v=RDkQsRPeER4



No hay comentarios:

Publicar un comentario