Fotografía y surrealismo

Se dice que el surrealismo nació de una costilla de dadá y es verdad, en hechos cronológico-artísticos, el Dadaísmo encuentra su origen en el Cabaret Voltaire en 1916 en Zurich. Este espacio sirvió para experimentar el arte de una manera distinta, iniciativa propuesta por Hugo Ball, autor de los primeros textos dadaístas. El Dadaísmo se caracterizó por revelarse en contra de las convenciones literarias , artísticas y especialmente, por burlarse del artista burgués. El Dadaísmo pasó por diferentes manifestaciones artísticas: poesía, escultura, pintura y música.

El surrealismo es, entonces, heredero artístico del dadaísmo, ambos movimientos compatieron planteamientos estéticos y la presencia de artistas clave como Marcel Duchamp y Man Ray.
El surrealismo como vanguardia fue fundado a principios de los años 20 por André Bretón. El artista francés sentó las bases del movimiento en el manifiesto publicado en 1924.

André Bretón describió el surrealismo como el automatismo psíquico puro. A través de este automatismo el artista intenta expresar cómo funciona realmente el pensamiento humano. La razón no intervendrá en sus manifestaciones y dejará de lado las preocupaciones morales o estéticas.


El surrealismo inundó la fotografía de artistas como Man Ray que ya había practicado el dadaísmo. Tomó de este movimiento algunas técnicas como el collage y las llevó más allá creando otras nuevas.
Los llamados "object trouvé" u "objetos encontrados" serán ampliamente representados en la fotografía surrealista.

Otras técnicas muy extendidas en el mundo de la imagen son los rayogramas de Man Ray, las schadografías de Christian Schad o los fotogramas de Moholy-Nagy. El modo de trabajar de estos fotógrafos se basaba en el automatismo, en la representación inconsciente de la realidad y en la manipulación de sus imágenes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario