Una vez fuimos humanos

Víctor Morales, joven fotógrafo oaxaqueño nos ofrece una visión muy particular del mundo. Sus estudios en lingüística le otorgan a sus imágenes un discurso agráfico donde lo cotidiano se confunde con lo instantáneo. El caminar la ciudad resulta en imágenes que retratan la cotidianidad del sujeto en su andar diario.

Su trabajo incluye retrato y ejercicios que parten de la necesidad de encontrar sentido al tránsito diario. Este continuo cuestionar lleva a reflexiones fotográficas sobre la vida, como El proyecto Refugios temporales, ejercicio basado en la idea de viaje fotográfico de siglo XIX. Durante treinta días se buscó un lugar para pasar la noche en casa de conocidos pero sin itinerario ni planes más allá, simplemente buscando la coincidencia. El desarrollo de este proyecto le permitió traslapar la cuestión de la intimidad propia y ajena al irrumpir por una noche en un espacio privado ajeno.


http://refugiostemporales.wordpress.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario