Andreas Gursky


Influido por su padre, el fotógrafo industrial Willy Gursky, Andreas Gursky (Leipzig,  Alemania, 1955), su obra empezó a ser conocida internacionalmente en los años ochenta, al igual que la obra de los fotógrafos de la Nueva Escuela de Fotografía Alemana (Höfer, Ronkholz, Ruff, Wunderlich) de la que Gursky formaba parte, caracterizada por su mirada directa y aséptica del mundo y la sociedad contemporáneas.


Las obras de Andreas Gursky nos muestran, habitualmente, amplios espacios donde destaca la riqueza del colorido y de los detalles. Su mirada panorámica, abstracta y realista a la vez, fría y minimal, se centra en espacios públicos como aeropuertos, plantas industriales, oficinas, supermercados, estaciones, etc. donde lo humano queda en segundo plano, está ausente o se muestra en su faceta colectiva.
Andreas Gursky suele usar grandes formatos, en color, con unas instantáneas que están llenas de detalles, lo que permite hacer una conexión con el detallismo que definió las obras de muchos pintores flamencos del Barroco. En sus fotografías el elemento humano es fundamental, captado en lugares en los que se concentran con gran densidad (la Bolsa, instituciones políticas, grandes superficies comerciales, discotecas, aeropuertos…), presencia humana que en otras ocasiones es apenas relevante. Una forma de buscar lo que está por debajo de todo eso, las raíces, la esencia de una sociedad en la que lo individual y lo colectivo se entremezclan, hasta el punto de que no siempre es fácil saber dónde empieza uno y concluye lo otro.




2 comentarios:

  1. Olvide poner algunos links:
    http://www.broadartfoundation.org/artist_30.html
    http://www.youtube.com/watch?v=w1JNSgPiGgM
    http://www.youtube.com/watch?v=9LM6yxq2fLQ

    ResponderEliminar
  2. Las imágenes de Gursky me recuerdan las palabras del libro sobre ...debates posmodernos sobre fotografía de Ribalta: "estamos entrando en una época en la que ya no será posible distinguir un original de sus copias". Todo parece igual y repetitivo, la individualidad se perdió.
    Katia Díaz

    ResponderEliminar