100 años dibujando con luz

Cuando en 1914, Frank y Lillian Moler realizaban sus experimentos sobre el movimiento, descubrieron accidentalmente que podían registrar trazos de luz en una cámara fotográfica y “pintar con luz”.

Estos científicos no tenían ningún interés artístico en el tema, pues solo les interesaba documentar el movimiento de las máquinas y de los trabajadores para desarrollar métodos que les permitiera aumentar la producción y simplificar las tareas.



Desde luego es poco probable que conocieran las ideas futuristas que se venían desarrollando desde hacía pocos años sobre las posibilidades de capturar el movimiento en una imagen (una pintura) fija. El resultado es, sin embargo, sugerentemente artístico; la fotografía no solo captura lo que vemos sino también lo que no vemos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario