La precariedad de la materia


Entre la contemplación de la vida y la muerte no hay un sujeto más relevante que el fotógrafo americano Joel-Peter Witkin, quien es reconocido a nivel mundial por sus mórbidas composiciones que combinan cadáveres, deformidades físicas, objetos encontrados, animales y modelos poco comunes. Consideradas sus fotografías como  imágenes “mobosas” y perversas”.  Muchos se han llegado preguntado si la intención del controversial fotógrafo es perturbar al espectador o simplemente crear consciencia al mundo de su lado más oscuro. Sin embargo, yo considero que el fotógrafo plantea una cuestión mucho más relevante: el carácter efímero de la materia. A través de los ojos de este gran artista es posible ver la muerte desde una perspectiva distinta, por   medio la fotografía en el arte contemporáneo éste cuestiona los límites entre lo profano y lo aceptable en la sociedad moderna; así como antiguamente los frutos que yacían sobre la mesa de los bodegones españoles aludían a la caducidad y la precariedad de la materia; por otro lado, en el Barroco las Vanitas o “Memento Mori” nos advierten de la naturaleza transitoria de la vida y lo repentino de la muerte a través de elementos frágiles y simbólicos  como la fruta pasada, las burbujas, el reloj de arena y el cráneo humano, símbolo de la muerte por antonomasia.

Meticulosamente, Witkin, supervisa cada detalle de la imagen; desde su proceso de pre-producción, el montaje, el revelado y posteriormente la intervención del negativo con rayones y químicos. Como antiguamente los pictoricistas se distinguían por sus imágenes “escenificadas”, las fotografías de éste artista contemporáneo se caracterizan por ser todo un “montaje” . Cabezas decapitadas, cuerpos mutilados, fetos rodeados de fruta pasada, Witkin nos revela el aspecto más sórdido y sombrío de la humanidad: la putrefacción del cuerpo. Sin embargo, es posible realizar una lectura alternativa a su obra: el carácter precario de la materia nos muestra una cualidad única que posee también la fotografía, sabemos que a pesar de que la imagen quedara como registro de la historia y como huella del paso de la humanidad por este mundo pero no hay que olvidar que con el trascurso del tiempo, el papel fotosensible se desintegrara y con el la imagen se desvanecerá.




                                                                                     



No hay comentarios:

Publicar un comentario