Fotografía en Bolivia: Freddy Alborta y El Che muerto

Con esta entrega comenzaré una serie de  entregas sobre la fotografía en Bolivia. De esta forma, pretendo divulgar una fotografía que no es muy conocida en México. Comenzaré con el que quizá sea más conocido: Fredy Alborta. (1932-2005). Fue un fotógrafo de prensa que realizó exposiciones en varios museos y galerías de Bolivia, en EEUU, Alemania, Argentina y Francia.

La serie fotográfica del Che muerto, realizada el 10 de octubre 1967, es quizá una de las que, realizadas en Bolivia, más se ha difundido y a las que Alborta debe su renombre. La importancia del personaje y su dramatismo han contribuido sin duda a esa difusión. Pero quizá también su fama se deba a su composición clásica. A pesar de ser completamente honestas y directas, estas fotos 


Entre estas fotos se destaca la de El Che recostado en una lavaderos mientras que militares, soldados y agentes ven el cuerpo sin vida. Uno de los militares apoya su índice en el tórax señalando un orificio de bala (como un incrédulo Santo Tomás), mientras que otro toca con cuidado, casi con dulzura, su cabeza con una mano. El escorzo del cuerpo traza una diagonal que parte del centro de la fotografía hacia la parte inferior derecha.


De una manera inconsciente, la composición de Alborta reproduce la composición de “Sesión de anatomía” que Rembrandt pintó 335 años antes.



Otra de las fotos de Alborta al Che muerto recuerda el Cristo muerto de Mantega. 




A pesar de que Alborta no conocía estas pinturas cuando tomó las fotografías, esas similitudes no parecen ser casuales. Alborta afirma: “Tenía la impresión de estar fotografiando un Cristo. En realidad, en ese contorno me moví. No era un cadáver que estaba fotografiando sino un..., no sé, era algo extraordinario. Esa impresión es la que me hizo. Quizá por eso las fotografías las hice con mucho cuidado, para demostrar que no era un simple cadáver.” (Entrevista de Leandro Katz)



No hay comentarios:

Publicar un comentario