Vivian Maier

A través de subastas y compra de sus negativos a familias y clientes que la habían conocido, Maier fue descubierta por un coleccionista llamado John Maloof. Maloof, sin embargo, topó con la obra fotográfica de Vivian Maier a pocas semanas de la muerte de ésta, y ha logrado desde 2009 la conjunción de una amplia colección fotográfica. La fotografía cándida de Vivian Maier es interesante más allá de presentarse como una colección casi de registro documental, como veíamos en la sesión anterior con Eugène Atget o E. J. Bellocq. Su producción se hizo sobre todo en Francia a pesar de haber nacido en Norteamérica, sin embargo, es interesante notar que como fotógrafa, Maier se mantuvo siempre a la vanguardia a pesar de haber permanecido a la sombra de otros grandes maestros de la fotografía de los cuales tomaría muchas influencia compositivas. Comenzó trabajando con una de las cámaras Brownie de Kodak alrededor de la década de los 50, y a partir de entonces su técnica se fue desarrollando con las nuevas tecnologías.
Pasada la mitad del siglo XX, Maier optó por aprovechar la fotografía a color y comenzó a dirigirse hacia la fotografía de objeto y las formas abstractas, no tanto ya al retrato, tomando elementos encontrados en las calles mismas, desechos de la sociedad que terminaban en basureros o en las aceras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario