El suicidio como inspiración artística y de humor

Bill Thomas es un fotógrafo que a partir de una experiencia dramática que sufrió cuando era apenas un niño, empieza a desarrollar su trabajo artístico a través de la fotografía. En septimebre del año de 1959, fue testigo de una explosión de bomba en su escuela primaria; un hombre se mató junto a otras cinco personas en el momento en el que la bomba detonó en el patio de su escuela. Décadas más tarde, intentó superar este trauma tomando una serie de fotografías que representan al suicidio de distintas maneras.

El proyecto de su serie fotográfica llamada "Suicidio" (1991-1994), intenta hablar de ese tema socio-psicológico con una mirada muy irónica, viendo al suicidio desde dos puntos de vista, una mirada seria y la otra humorística. En todas las fotografías que son parte de esta serie, podemos ver escenas construidas donde se le ve al propio fotógrafo mismo en un acto suicida a punto de ser activado.

Bill Thomas considera que el humor no es más que otra forma astuta de llegar hasta las partes más obscuras del ser humano. Y al mismo tiempo, el humor es una reafirmación de la vitalidad.








No hay comentarios:

Publicar un comentario