Una poética del horror humano: Anja Niedringhaus


Niedringhaus, de 48 años, inició su carrera como fotógrafa independiente para un periódico local en su natal Hoexter, Alemania, a los 16 años. Formó parte del equipo de The Associated Press que ganó el Premio Pulitzer en 2005 por fotografía de noticias de última hora en la cobertura de acontecimientos en Irak, entre muchos premios periodísticos y condecoraciones por su trabajo.

Anja Niedringhaus enfrentó varios de los mayores peligros del mundo y tenía una de las risas más estridentes y contagiosas. Fotografiaba escenas de muerte pero acogía a la humanidad y la vida. Se entregó a los temas frente a su lente y ofreció su talento al mundo con imágenes de las víctimas involuntarias de la guerra en Afganistán, Irak, Bosnia y otros países.

Muerta a tiros el viernes a manos de un policía afgano, Niedringhaus deja una enorme cantidad de imágenes —desde campos de batalla hasta canchas deportivas— que le significaron premios y rompieron corazones. Apuntó su cámara a niños que pese a quedar atrapados entre el fuego cruzado seguían buscando un lugar para jugar. Tomaba fotos de soldados mientras enfrentaban la muerte, lesiones y ataques.

"The soldier in Iraq whit GI Joe" (2004)
 
Fecha de consulta: 05/04/2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario