Los Centenarios

La fotógrafa Anastasia Pottinger se encontró con una oportunidad muy inusual, pero afortunada, cuando una mujer de 101 años, le pidió una sesión donde ella se ofreció voluntariamente  como modelo de desnudo. Las únicas  instrucciones que recibió Anastasia era que la modelo no debía ni podía ser identificada mediante las fotografías.


El resultado en realidad fue hermoso ya que es el retrato de toda una vida a través de la piel, cada arruga es una historia.
Las imágenes son cuidadosamente tomadas para no perder la intimidad y emoción en las fotografías.
Rompe con el prototipo de belleza que se rige por modelos de 20 años, cuerpos delgados y pieles tersas y sin arrugas. Todo cuerpo es hermoso, solo hay que tener la delicadeza para capturarlas.



La respuesta a las imágenes ha sido notable, los espectadores están visiblemente  conmovidos por lo que están viendo. Tanto si se están preguntando ¿es esto lo que voy a parecer? o recordar a un ser querido- la respuesta parece ser universalmente emocional en algún nivel






No hay comentarios:

Publicar un comentario