Electroshoks

Era médico pero sus estudios fotográficos le dieron el nombre,  Duchenne de Boulogne, mejor conocido como el padre de la electrofisiología. Como pionero en la fotografía médica, Duchenne fue el primero en describir diversos transtornos musculares y nerviosos y en desarrollar el tratamiento para ellas, además de crear el elctrodiagnóstico y la electroterapia. Entre otra curiosidad de este personaje se encuentra el hecho de que no hizo carrera académica y tampoco hospitalaria, su vida es todo lo contrario a lo que estamos acostumbrados a ver en las grandes celebridades médicas de su tiempo, sin embargo, fue un genial cultivador del empirismo clínico que llegó a convertirse en una figura clave en la formación de la neurología moderna. Duchenne desarrolló una técnica de exploración neurológica meticulosa, descubrió que la estimulación eléctrica externa podía causar movimientos musculares y lo utilizó como una forma de terapia, pero después se percató de las posibilidades diagnósticas del mismo método. Plantó las bases de la electromiografía y empleó dicha técnica para analizar el mecanismo de expresión facial, el cual fue ilustrado y publicado con muchas impresionantes fotografías. Darwin reprodujo algunas de estas en su libro La expresión de la emociones en los hombres y animales. Aunque Duchenne no fue oficialmente reconocido por la Académie de Médecine o el Institute de France, fue miembro honorario o corresponsal de las academias de roma, Madrid, Estocolmo, San Petesburgo, Ginebra y Leipzig, y con justa razón, ya que había montado el escenario para una de las más excitantes era de la neurología clínica en todo el mundo. El trabajo iconográfico de Duchenne se encuentra en el cruce de tres grandes descubrimienos del Siglo XIX: la electricidad, la fisiología y la fotografía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario