LA MUJER MAZAHUA
Mariana Yampolsky

El pueblo mazahua se distribuye en su mayor parte en el Estado de México y en menor proporción en el estado de Michoacán.

Los mazahuas del Estado de México ocupan un área semidesértica que presenta un alto grado de erosión.  Sin embargo, la mayoría de la población económicamente activa se dedica a la agricultura.

El bajo nivel de vida, el alto crecimiento demográfico y la ausencia de opciones de empleo son factores que obligan al pueblo mazahua a dejar sus poblaciones de origen y migrar, sobre todo a Toluca y a la ciudad de México, en busca de un trabajo que les permita mejorar sus ingresos.

Muchas de las mujeres se quedan en sus comunidades, cuidando el hogar y la parcela mientras que el esposo o hijos mayores salen a desempeñar trabajos estacionales o por temporadas.

Las imágenes fotográficas de Mariana Yampolsky muestran las tres constantes de la tierra mazahua: el maguey, el maíz y las flores.  Pero también captan la soledad de sus mujeres, soledad que se llena de los ausentes, de los hombres y mujeres que se fueron a la ciudad.

Expulsados de su tierra por la pobreza, los mazahuas llegan a las ciudades para convertirse en “Marías” o “Josés”, que sobreviven reducidos a la marginalidad de una sociedad y una cultura que les es ajena.


                                    Elena Poniatowska







No hay comentarios:

Publicar un comentario