El MoMA, una apuesta pionera por la fotografía



El Museo de Arte Moderno de Nueva York [MoMA] abrió sus puertas en 1929 con el objetivo de exponer la mejor colección del mundo de arte moderno y contemporáneo y con el propósito de fomentar la creatividad, despertar las mentes y estimular la inspiración de sus visitantes. Este mes hemos tenido el privilegio de conversar con Peter Galassi, conservador-jefe del Departamento de Fotografía del MoMA.
El año que viene se celebra el 70° aniversario de la inclusión de la fotografía como disciplina artística en el MoMA. La exposición, comisariada por Beaumont Newhall (Photography 1939-1937) que tuvo lugar en 1937 fue el preludio de la densa programación de exposiciones de fotografía que se sucederían en el MoMA. ¿Cómo ha evolucionado la fotografía en el museo en estas siete décadas?
Beaumont Newhall, que venía del ámbito académico de la Historia del Arte, fue elegido para ocuparse de la fotografía en el museo por Alfred H. Barr Jr., fundador y primer director del MoMA. Ambos consideraban que la fotografía merecía el mismo trato que las demás disciplinas artísticas. No obstante, al estallar la Segunda Guerra Mundial, sus planes se vieron truncados debido a la incorporación de Newhall a filas aunque durante este periodo su esposa, Nance, se quedó a cargo de la sección. A final de la guerra, Edward Steichen fue nombrado director del departamento de fotografía y Newhall, se desvinculó del museo. Por aquel entonces, hacia finales de los años 40, Steichen se interesó por la fotografía como vehículo de comunicación. Hay que tener en cuenta que aquella era la época de las grandes revistas gráficas como Life
La exposición, La Familia del Hombre, comisariada por Steichen, podría considerarse el triunfo de la estética de la revista fotográfica pues trataba la imagen fotográfica no como un trabajo soberano del artista individual, sino como material al servicio de una visión editorial.
En 1962 John Scarkowski reemplazó a Steichen y centró los intereses del departamento en la fotografía de autor. Su primera exposición fue Five Unrelated Photographers, y enseguida organizó una serie de retrospectivas de los grandes maestros de la fotografía del siglo XX, así como exposiciones temáticas acerca de la naturaleza y las funciones de la fotografía.
En 1991, cuando me hice cargo del Departamento sustituyendo a Szarkowski, decidí centrarnos en la fotografía tradicional y en las tendencias más modernas desarrolladas desde los años 60.
A lo largo de estos últimos quince años nos hemos empeñado en establecer un diálogo entre estos dos extremos claramente antagónicos.

¿Cómo está organizado el departamento? ¿Cuántas exposiciones se programan –en su sede de Nueva York, itinerantes y en su web?
Contamos con un equipo de once personas. Junto al conservador jefe hay otros cuatro conservadores de distinto rango que tienen a su cargo a tres adjuntos. Dos personas más se ocupan de las tareas administrativas, hay una persona encargada de la catalogación de las obras, y otra de su mantenimiento. Las salas permanentes ocupan unos 450 metros cuadrados, y en ellas se ofrece una síntesis de la historia de la fotografía. Esta muestra se renueva cada ocho meses introduciendo alguna variación en el tema central. Tenemos una sala – de unos 200 metros cuadrados- donde presentamos tres exposiciones temporales al año. Cada otoño, en esta sala, presentamos la serie Nueva Fotografía, que incluye obra reciente de dos o tres artistas. Habitualmente también se incluyen fotografías en las exposiciones de arte contemporáneo de la colección permanente. Por ejemplo, ahora hay una pared en la que se exponen fotografías de Rodchenko en una sala reservada al arte ruso del periodo de la Revolución Rusa, y en breve se mostrarán retratos de August Sander en las salas dedicadas al arte alemán de los años 20.

¿Cuántas piezas forman la colección de fotografías del MoMA? ¿Qué porcentaje de los fondos sale a la luz en las exposiciones?
La colección comprende unas 25.000 fotografías. Como ocurre con los demás museos poseemos más obras de las que podemos mostrar, esto suele ser muy normal en el caso de la obra sobre papel (dibujos, grabados y fotografías). Y como el papel es sensible a la luz no se puede exponerse indefinidamente. Normalmente se expone aproximadamente el 1% de los fondos. Además tenemos un programa de préstamos muy activo. Por cierto, ¿sabía que una de nuestras exposiciones se muestra actualmente en Madrid?

Sí, lo sé. Se trata de “Retratos de Nueva York. Fotografías del MoMA” en la Casa Encendida.
Nuestro departamento también tiene un centro de estudios financiado por la Fundación Erma y Victor Hasselblad desde 1984 que puede visitarse mediante cita previa y es frecuentado por estudiantes, investigadores y artistas. También prestamos mucha atención a la exposición en nuestra página web [www.moma.org].

¿Con qué periodicidad suman nuevas fotografías a la colección y cuál es la política de adquisiciones del departamento? ¿Qué porcentaje procede de donaciones? y ¿cuál sería el perfil del donante de fotografía?
El MoMA está regido por un Patronato que es el último responsable ante el Fiscal General del Estado de Nueva York. Cada departamento tiene un comité cuyo presidente debe ser miembro del Patronato, además de otros miembros que, aunque no pertenezcan al Patronato, tengan un interés especial por la materia del departamento. Gran parte de los miembros de estos comités son coleccionistas, y todos ellos tienen la obligación de contribuir con fondos para la adquisición de obra. Ninguno de los fondos del presupuesto general del museo se destina a la adquisición de obras. En Estados Unidos los museos son generalmente creados y sostenidos por el público por lo que el papel del donante es sumamente importante. Aproximadamente el 20% del presupuesto general procede de las entradas, y el resto debe ser recaudado de una manera u otra. El departamento de fotografía del MoMA se reúne tres veces al año para aprobar la entrada de obras en la colección, vía adquisición o donación.

Frecuentemente los departamentos de fotografía de los museos organizan grupos en función de las necesidades del departamento, tal como hace el San Francisco Museum of Modern Art o el J. Paul Getty Museum en Los Angeles. ¿Tiene su departamento ‘acceso’ al exterior? ¿A miembros de la comunidad fotográfica, a mecenas del arte o investigadores?
Creo que ya hemos tocado este tema, pero sí, en efecto. Nuestro departamento trabaja con un segundo grupo, el Consejo Fotográfico [Photography Council] con el que organizamos conjuntamente eventos, a menudo con artistas, y que también contribuye con fondos para adquisiciones. También, como he mencionado, existe el Centro de Estudio Fotográfico Erma y Victor Hasselblad.
Por ejemplo, cualquier persona que quisiera visionar la colección completa de fotografías de Eugene Atget -cerca de 5.000 imágenes- podría hacerlo allí.

Según su experiencia, ¿considera necesaria la existencia de un departamento de fotografía en un museo de arte? Si no fuera así ¿cuál sería la alternativa?
Hoy día se tiende a intercambiar y solapar contenidos entre disciplinas artísticas, aunque dividir el arte contemporáneo en disciplinas es muy problemático. Me he dado cuenta de que los museos de arte moderno que carecen de departamento de fotografía a veces muestran clamorosas lagunas en sus colecciones de fotografía. Creo que la estructura de siete departamentos que tiene el MoMA funciona bastante bien porque existe un dialogo entre todos. La complejidad del arte moderno y contemporáneo es una realidad que está en constante evolución. En el MoMA, por ejemplo, existía un ‘Departamento de Cine’, que se transformó en ‘Departamento de Cine y Vídeo’; luego se dividió en dos departamentos independientes: el de ‘Cine’ y el de ‘Medios’. Y recientemente, bajo la tutela de Klaus Biesenbach, este ‘Departamento de Medios’ se ha convertido en ‘Departamento de Medios y Performance’. Esta evolución no ha obedecido a un mero capricho del museo sino a los cambios de tendencias.

La fotografía vive una revolución digital, y proliferan las imágenes de grandes dimensiones, ¿cómo ve el futuro de la fotografía como obra de arte?
La tecnología de la fotografía no cesa de evolucionar. Confieso que la revolución digital ha supuesto un enorme cambio, pero no existe diferencia -en cuanto a su status artístico- entre la fotografía de procedencia química y la digital. Me parece increíble que muchos jóvenes sientan nostalgia por la fotografía analógica.

¿Qué fotógrafos españoles están representados en la colección del MoMA?
La exposición Fauna con trabajos de Joan Fontcuberta y Pere Formiguera se incluyó en el programa de exposiciones, y también hay obra de Juan Muñoz en otra muestra que se puede ver en la web del museo.

¿Se han programado otras exposiciones que incluyan artistas de España?
Sí, hemos expuesto y coleccionado fotografías de Jorge Ribalta, y mis compañeros y yo le auguramos un futuro muy estimulante a la fotografía en España.

http://www.tendenciasdelarte.com/el-moma-una-apuesta-pionera-por-la-fotografia/

No hay comentarios:

Publicar un comentario