El feminismo fotográfico

Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial el hombre regresó a su país, regresó a su familia y regresó a su empleo; la mujer regresó al hogar, con su regreso al hogar empezó a subir el número de suicidios femeninos y nadie encontraba una solución ni un motivo, dado que "The American Way of Life" era la fantasía realizada, las mujeres en el hogar regresaban a su rol, pero su rol estaba simplificado gracias al desarrollo tecnológico las labores en la casa eran simplificadas significativamente y entonces, la felicitación y el reconocimiento correspondía a los electrodomésticos y entonces, como se retrata en la película de "The Hours" las mujeres se convirtieron en el personaje de Julianne Moore, encerradas en el hogar, sin reconocimiento y sin encontrar sentido a su vida, fue Bettie Friedan la socióloga que descubrió esto y escribió "La mística femenina" con este libro se inició la segunda ola del feminismo que se concentraba en reivindicar a la mujer en todos los sentidos, junto con Friedan, Firestone y Kate Millet fueron teóricas fundamentales para alimentar las manifestaciones de las mujeres; las marchas en las calles eran alimentadas por conceptualizaciones críticas, fuertes y rudas.
Concretamente, la de Millet "Sexual Politics" critica los sistemas de poder patriarcales y reivindica, junto con las mujeres, a las minorías al definirlas no como una cuestión de número, sino como una cuestión de representación y audiencia, todos aquellos grupos cuyas necesidades no eran escuchadas quedan catalogadas como minorías. 
Pero Millet fue más allá, de 1965-1978 presentó la exposición de fotografías: "The Trial of Sylvia Likens", la serie la exhibió por primera vez en 1978 en un sótano en Nueva York en donde creó una metáfora visual para los diversos tipos de encarcelamiento que representaba la tragedia, eventos que recreaban en retablos junto a imágenes fotocopiadas enormes, documentación detallada y lecturas grabas en cinta de la artista/académica que recreaba el entorno opresivo, brutal y claustrofóbico.
El nombre de la exposición estaba inspirado por un caso delictivo que sucedió el 26 de octubre de 1965 en Indianápolis donde se encontró el cuerpo inerte de una niña de 16 años: Sylvia Likens, a la que se había dejado morir de hambre, la chica había sido golpeada y tenía escrita, en el abdómen, la frase "Soy una prostituta y me enorgullezco de ello". Millet realizó esculturas, ready mades y algunas fotografías, aunque el registro fotográfico y muchas de las imágenes presentadas fueron hechas por: Diane Yagamuchi.







No hay comentarios:

Publicar un comentario