La creación de la ilusión

En 1917 cinco fotografías tomadas por un par de niñas levantaron arduos debates sobre su veracidad. La fotografía, utilizada como documento de prueba, se sometía a una discusión. Elsie y Francis Wright habían tomado cinco fotografías de ellas rodeadas de hadas, los originales ya no existe y la réplica que tenemos hoy en día no sugiere complicación alguna para afirmar que las imágenes de las hadas son falsas, sin embargo de los originales surgieron muchas dudas y se afirmó que las hadas no eran ni de tela ni de papel. Las chicas, en 1981 afirmaron que eran falsas y se cayó el engaño, que fue entendido como tal, como un engaño. Sin embargo, hoy en día la modificación digital sobre las imágenes no siempre está en pos de engañar o presentar seres fantásticos sino de establecer conceptos propios de nuestro tiempo.


Con la digitalización de la imagen el realismo ha sido entendido ideología: "el realismo en tanto que ideología de representación como un movimiento en las artes y las humanidades, pero desde la perspectiva sociológica y de la antoprología convengamos que la vocación realista obedece a una especie de pulsión refleja, o que el realismo es un registro impreso en la memoria hereditaria de la humanidad" (Fontcuberta). La manipulación digital de la imagen responde a necesidades de representar la verdad, o eso han afirmado muchos de los editores de famosas revistas de fotos que se han visto envueltos en escándalos en relación a qué tan válido es manipular una imagen.
En este contexto, el artista Yasumasa Morimura, utiliza la modificación digital de la imagen para contraponer opuestos y generar conceptos propios de la posmodernidad. Deconstruye nuestra realidad y nos la entrega en paradigmas fotográficos. A través de la apropiación de los grandes símbolos de occidente: los famosos, este artista somete a juicio la identidad sexual y cultural, los valores cosméticos de occidente como colonizadores de oriente y de esta manera resignifica en una intertextualización lo que representa Greta Garbo para quienes nos encontramos del otro lado del planeta. El cine clásico y las figuras consagradas de quienes nos constituyen son devueltas después de una experimentación de la muerte del autor tanto de quien tomó la foto como de quien fue fotografiada.





No hay comentarios:

Publicar un comentario