Robert Frank, a los 90 años  - “Cuando la gente mira mis fotografías yo quisiera que se sintieran de la misma manera que cuando desean leer de una poema por segunda vez.”

Robert Frank es un fotógrafo y cineasta americano; retratista de los contrastes de la sociedad americana y cronista gráfico de la generación “beat”. Realizo una serie de instantáneas que fueron recogidos en le libro, The Americans,  considerado uno de los mas influyentes trabajos gráficos de la segunda mitad del siglo XX.

Frank, a sus noventa años de edad, ha tenido una trayectoria profesional destacada y reconocida por su influencia en la fotografía contemporánea. Nacido en 1924 Suiza dentro de  una familia judía de buena posición económica que había perdido todo durante el nazismo y la II Guerra Mundial. Se foguea como aprendiz de fotografía en Suiza. Autoedita su primer libro, 40 fotos, para intentar venderse como fotógrafo. Emigró a los Estados Unidos en 1947, y obtuvo un empleo en Nueva York como fotógrafo de moda para Harper's Bazaar; trabajando bajo la dirección del gran Alexey Brodovitch Se pasa a la Leica III de 135 milímetros y cambia la historia de la fotografía. En 1948 comienza el nomadismo de Frank; viajo por América del Sur y regreso un tiempo a Europa. Publicó dos libros, más de fotografías tomadas en Perú. Volvió a los EE.UU. en 1950.

Ese año Frank participó en la presentación del grupo 51 American Photographers en el Museo de Arte Moderno de Nueva York; conociendo a Edward Steichen, en aquel entonces Director del Departamento de Fotografía del MoMA. Se casa con la pintora, Mary Lockspeiser, con quien tiene un hijo,Pablo. Continuó viajando, moviendo su familia temporalmente a París y Valencia, España .  En 1953 retorno a Nueva York y continuó trabajando como periodista fotográfico independiente para revistas como McCall's, Vogue, y Fortune.

En 1954, con el padrinazgo de Walker Evans, fundador del moderno fotoperiodismo,  Frank solicito una beca de la fundación Guggenheim. Le dan 3.600 dólares (que amplían dos años mas tarde). Frank compra un Ford de segunda mano y se embarca con su familia en un recorrido de decenas de miles de kilómetros a través de 48 estados del país.  Armado con su Leica, dispara 767 rollos de película (27,000 fotos) durante dos años y medio. Frank selecciona 83 de los fotos para ser publicadas en The Americans.

En 1957, poco después de haber regresado a Nueva York, conoció al escritor de la generación Beat, Jack Kerouac, a quien le mostró algunas de las fotografías tomadas en sus viajes. Kerouac respondió a los fotos con, "Seguro que puedo escribir algo acerca de estas fotos", y contribuyo posteriormente a la introducción de la edición estadounidense de The Americans. En la introducción, Kerouac escribió: “Después de ver estas imágenes, terminas por no saber si un jukebox es mas triste que un ataúd (…) con esa pequeña cámara, que levanta y dispara con una mano, se trago un triste poema desde la misma America y lo paso a fotografía (…)”.

Proteico y metafórico, real y humano, The Americans, habla de política, religion, pobreza, racismo, riqueza, alineación, redención, música, medios de comunicación, juventud, nacimiento, muerte,…es un espejo demasiado exacto. Las editoriales califican el libro de “perverso”, “siniestro” y “antiamericano” y ninguna se atreve a publicarlo. En 1958, Frank logro editarlo en Francia. En 1959, se publico en EEUU y ofendió los critico. 

Frank escribió en 1960: “Una decision - meto la Leica en el armario, Basta de espiar, de cazar, de atrapar a veces la esencia de lo que es negro, de lo que es blanco, de saber done se encuentra el Buen Dios.” Había empezado a tantear con el cine el año anterior, con Pull My Daisy escrita y narrada por Kerouac.
En 1960, Sin of Jesus cuenta la historia de Isaac Singer y en 1972 trabaja en su documental sobre los Rolling Stones, Cocksucker Blues, considerado su mejor filme. Otras películas son Keep Busy y Candy Mountain, ambas codirigidas con Rudy Wurlitzer. Sus películas pueden ser encontradas en la red. Les recomiendo el clip que rodó Frank en 1996 de Patti Smith - nostalgia para los mayores o marco histórico para los modernos.

Fotografias del libro The Americans:

 

 

 

 

 

 

 

 






En el catalogo de su proyecto fotoproyecto, Sobre Valencia, 1950, Frank - muy poco amigo de teorizar - incluye de sus mas detalladas declaraciones de principios: “Blanco y negro son los colores de la fotografía. Para mi simbolizan las alternativas de esperanza y desesperación a las que la humanidad esta eternamente sujeta. La mayoría de mis fotografías son de gente, vista de un modo muy simple, como a través de los ojos del hombre del calle. Eso es algo que la fotografía debe contener. Pero el realismo no es suficiente: ha de estar lleno de vision, y las dos cosas juntas pueden hacer una buena fotografía. Es difícil describir esa tenue linea donde acaba el tema y empieza la propia mente.” 

No hay comentarios:

Publicar un comentario