Samuel Aranda

Samuel Aranda es un fotoperiodista de origen catalán. Ganó el premio World Press Photo en 2012 y ha sido galardonado también con el Premio Nacional de Fotografía en 2006.
Lleva más de 15 años cubriendo la actualidad en países como Pakistán, Líbano, Egipto, Yemen, Colombia, China, Palestina y Sierra Leona, entre otros, para medios de comunicación internacionales como el New York Times, Le Monde y EL PAÍS.

Este fotógrafo presentó recientemente una exposición llamada "En las orillas del Nilo", donde muestra su visión de lo que está pasando en Egipto, un país que hoy en día se encuentra bajo represión y falta de libertad instaurada por la dictadura militar.
Inició con este proyecto en 2011, con la intención de mostrar un Egipto luminoso, para proyectar una imagen positiva de un país que se había levantado contra la tiranía. Eligió el río Nilo y a varios poetas egipcios como hilo conductor.
Sus buenas intenciones se vieron frustradas unos 5 años después, cuando vio que todos esos poetas que le sirvieron de inspiración, ahora están en la cárcel. Además se estima que aproximadamente, hay hasta ahora 3000 desaparecidos.
Sobre esta serie ha reunido casi 43 fotografías, la mayoría en blanco y negro, pese a que su idea partió de usar color, donde retrata la alegría de una gran boda, que fue la primera celebrada tras la caída de Hosni Mubarak, y con la cual arranca la exposición.
La mayoría de estas fotos exhiben retazos de la vida cotidiana en el nuevo Egipto, donde podemos observar mercados, transportes públicos, expresiones culturales, locales públicos y otros espacios habitados por sus ciudadanos. De esta manera, Aranda pretendía huir de las fotografías que mostraron la violencia, ya que son las que más interesan a los medios de comunicación. Su intención era más bien aproximarse a una sociedad y a una cultura que no se relata habitualmente en el mundo occidental.
Si bien las fotos fueron tomadas entre 2011, cuando estalló la primavera árabe y el pasado mes de febrero, que fue cuando Aranda hizo su última visita a Egipto, ahora fue cuando encontró un país represaliado, con mucho miedo a la policía y al gobierno. Menciona que cada vez conoce menos ese país, y lo define como "un caos a veces ordenado, a veces desordenado, que no es en color, ni en blanco y negro".

Por lo demás, se muestra muy crítico con la posición de la comunidad internacional ante la actual situación de Egipto, debido a la permisividad con la que se está afrontando la dictadura implantada por el Ejército tras el golpe militar contra los Hermanos Musulmanes en 2013. Es por eso que aunque su intención inicial era no incluir ninguna imagen de la revolución contra Mubarak en 201, ahora ha incorporado varias fotografías de su trabajo en aquel entonces, aunque para la exposicón, las ha escondido detrás de un muro, para que sólo las vean quienes realmente tienen interés de completar su visión de Egipto bajo esta faceta.

Podríamos decir que no se trata de fotos, sino de grandes recortes de algunas de las imágenes de la revolución que publicó en los medios para los que trabaja sobre todo el New York Times. Así, que el espectador está obligado a contemplar a corta distancia con el objetivo, confesado por Aranda, de que le resulten "agobiantes".

Fuente:
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2016/04/13/paisvasco/1460551488_675973.html



















































No hay comentarios:

Publicar un comentario