La sonrisa congelada de Europa

La exposición central de PHotoEspaña propone un recorrido por la fotografía continental de los ochenta, un tiempo en el que anidaban las semillas del actual descontento.

Sonaba No Future, de Sex Pistols. Aún faltaban un par de años para que la conservadora Margaret Thatcher ganase las elecciones británicas de 1979 y se convirtiese en primera ministra, pero la canción ya anticipaba el comienzo de un Reino Unido posindustrial, entre despidos y reconversiones que, como cantaba John Lydon dejaba a los ciudadanos como “flores en la basura”. Los años ochenta finalizaron con uno de los hechos más importantes de la Historia contemporánea, la caída del Muro de Berlín, el 9 de noviembre de 1989. Esos diez años de contradicciones y tensiones centran la exposición clave PHotoEspaña, cuyo lema de esta edición es Europas.

El Círculo de Bellas Artes acoge, hasta el 25 de septiembre, la colectiva Transiciones. Diez años que trastornaron Europa, con obra de 28 fotógrafos de ocho países (predominio de ingleses y alemanes, ocho y ocho) con la tesis de los organizadores de que las actuales políticas neoliberales de recortes y dentelladas al Estado de Bienestar tuvieron como embrión ese periodo. “También es una etapa en la que la barrera entre la fotografía y otras disciplinas artísticas desaparece”, destacó ayer en la presentación la directora de PHotoEspaña, María García Yelo. Comisariada por Alexis Fabry y María Wills y con imágenes del coleccionista francés Nicolas Motelay, este repaso por la Europa ochentagenaria una mirada melancólica, nada nostálgica, que se abre con las fotos de Martin Parr (1952). El británico mete al espectador en la intimidad de unas familias de clase media en un decrépito balneario, en lo que llamó “documental conceptual”.



Margaret Thatcher en la convención del Partido Conservador de 1985.

CHRIS STEELE-PERKINS / MAGNUM

No hay comentarios:

Publicar un comentario