Pablo López Luz: Chandigarh






"La mañana del 27 de agosto de 1965 amaneció especialmente soleada en las playas francesas de Roquebrune-Cap-Martin. Un bañista, sentado sobre las ya a esa hora tibias arenas, observa cómo un hombre cruza la playa “con absoluta determinación y con una mueca profunda en el rostro”, se despoja con rapidez de su ropa y se sumerge de inmediato en el agua “sin afectarle en lo más mínimo la temperatura fría del agua”. Ya en el mar, el hombre comienza a bracear más bien violentamente, tal vez porque la suave marea juega con regresarlo a la orilla.

Unas horas más tarde, a un par de kilometros de esa misma playa, aparece el cuerpo del hombre flotando, inerte.

Descripción del hombre: altura medio para un europeo: 1.76 cm.; delgado; tez blanca (“sin duda un caballero francés”); su delgada cabellera apenas cubre la parte alta de la cabeza, lleva anteojos de pasta gruesos, tiene nariz pronunciada, levemente aguileña y frente arrugada (“muy arrugada, preocupada”).

El observador de la playa no sabe quién es Charles-Édouard Jeanneret. Medio le suena el nombre de Le Corbusier. Al enterarse de la identidad del nadador no puede dejar de experimentar un raro entusiasmo: fue la última persona que vio con vida a uno de los arquitectos e intelectuales más importantes del siglo XX.

Más tarde, en una conversación telefónica con el comandante de la region, el bañista se halla un tanto acelerado. Con voz emocionada afirma recordar detalles que en su opinion son muy importantes: “Un sonido, una especie de inicio de palabra, algo como un murmullo atorado en las muelas del arquitecto. Un Shhh repetido obsesivamente, un Shhh que no sólo parecía salirle de la boca sino también de los ojos de loco…” Como único testigo del acontecimiento opinaba que este detalle era de suma importancia."


....

continúa en http://www.pablolopezluz.com/works/view/5 

No hay comentarios:

Publicar un comentario